Logo Soy Carmin
El cariño de un perro y su humana es igual al de un hijo con su madre
Buena Vida

El cariño de un perro y su humana es igual al de un hijo con su madre

La oxitocina o mejor conocida como la hormona del amor, viaja a través de nuestra sangre para poder llegar a nuestro cerebro para reducir el estrés, a fortalecer las relaciones sociales y despierta nuestros sentimientos. Esta sustancia está presente cuando tenemos aún perrito en casa.

Por: Ericka Martinez

El cariño de un perro y su humana es igual al de un hijo con su madre(unsplash)

El cariño de un perro y su humana es igual al de un hijo con su madre | unsplash

Lo más probable es que si estás leyendo este artículo es porque tienes a un pequeño perrito contigo. Comparto contigo la situación donde nos dicen que cómo es posible que podamos querer a un perro como si fuera un ser humano. Estudios revelan que un perro puede ser igual que un bebé, con eso nos referimos al cariño que nos tiene y que nosotros tenemos hacia él.

Claro que esto es posible, pues existe la oxitocina o también conocida como hormona del amor esa sustancia tiene que ver con el amor y el efecto que permite explicar científicamente esta sensación. Esta hormona nos ayuda a reducir el estrés y a fortalecer las relaciones sociales eso mismo nos genera mucha confianza.

Te puede interesar: Cómo dar una buena crianza a los hijos

Sabemos que la relación entre un perro y su dueño puede llegar a ser tan estrecha como las que se establecen entre los seres humanos, como por ejemplo, la relación que tienen sus padres con sus hijos, donde los padres hacen lo imposible para que sus hijos estén bien. Eso es lo mismo cuando una persona tiene un perrito o varios perritos.

La oxitocina viaja a través de nuestra sangre para así poder llegar a distintos tejidos y órganos de nuestro cuerpo, estos hacen que reaccionen de una manera determinada cuando tenemos algún contacto físico, ya sea un abrazo, un roce o un cruce de miradas con algún ser querido, esta hormona se libera de forma natural.

Científicos han experimentado y demostrado que la hormona del amor es la que ha creado una conexión tan fuerte como la que se crea a nivel biológico entre padres e hijos, estos experimentos nos aseguren que el contacto visual entre nosotros y nuestro perro fortalecen sus vínculos efectivos y los hace muy feliz tanto ellos como nosotros.

 

Científicos del departamento de Ciencia Animal y Biotecnología de la Universidad Azadu, llevaron a cabo varios experimentos con 30 perros, 15 machos y 15 hembras de diferentes edades y razas y sus dueños 6 hombres y 24 mujeres, donde los dueños como los perros pusieron todo de su parte para que este experimento funcionara.

El experimento consistió en que el dueño y su perro fueron conducidos a una habitación donde duraron 30 minutos solos. Los niveles de oxitocina del perro y del humano, que esos fueron medidos a través de su orina, aumentaron tras el contacto visual que tuvieron entre si, esto quiere decir que mientras más tuvieron contacto visual entre el perro y el humano, más aumentaron los niveles de la hormona en el cerebro.

"Cuando un perro y su y su dueño se miran, ambos muestran un aumento de oxitocina", dijo un científico.

Los científicos dieron los resultados y su conclusión fue que un humano y un perro refuerzan sus vínculos biológicos en un círculo neutral, esto es similar a la que se construye entre los vínculos de la misma familia entre padres e hijos.

Si tú tienes a perritos en casa, te queremos dar las gracias por amarlos y cuidarlos pues ellos al igual que nosotros, también tienen sentimientos y ellos son felices con cualquier cosa que les des, incluso si les da una caricia. Te queremos exhortar a que no compres perros, mejor adopta uno de la calle, ellos serán tan agradecidos qué te darán mucho amor.

Continúa leyendo: Tu perro puede detectar si estás contagiado del virus: estudio

 

Temas

Comentarios