Logo Soy Carmin
Cómo saber si tienes una amiga tóxica
Buena Vida

Cómo saber si tienes una amiga tóxica

Aprende a distinguir una amistad sana de una amistad tóxica. ¡Abre los ojos!

Por: Jazmin Lopez

Cómo saber si tienes una amiga tóxica(Unsplash)

Cómo saber si tienes una amiga tóxica | Unsplash

Cómo saber si tienes una amiga tóxica. La verdadera amistad implica cosas que convierten a esa persona en una confidente; puedes ser un libro abierto con plena certeza de que ningún sentimiento negativo surgirá de él/ella hacia tu persona.

Pero por desgracia, hay quienes se disfrazan de "amigas" pero en realidad, son tus peores enemigas, solo que son excelentes actrices que poco a poco se ganan tu confianza para actuar con mala intención cuando menos te lo esperas.

¡Debes tener mucho cuidado! Y tener los sentidos bien despiertos para detectar a este tipo de personas. Ya que si te descuidas, podrías salir seriamente perjudicada en cualquier momento.

¿Tienes amistades tóxicas? .unsplash.

Al respecto, la psicóloga Emma Ribas, apunta lo siguiente:

“Nos encontramos con personas a lo largo de nuestro camino y nos vamos quedando en estas relaciones sin reflexionarlas profundamente, sin decidir conscientemente si realmente queremos esa relación en nuestra vida o no”. 

Tal cual. La mayoría de personas, tiende a conservar amistades sin pararse a pensar si realmente aportan algo positivo a su vida. Y es que cuando se habla de amistad, más que cantidad, debemos valorar primero la calidad.

Una amistad tóxica

"A los amigos se les perdona todo", una frase tan popular como absurda. Si bien un amigo es alguien con el que puedes experimentar todo tipo de situaciones, sensaciones y sentimientos, la realidad es que el respeto nunca debe perderse. Insultar "de broma" es un rasgo muy común entre amistades tóxicas. Incluso, hay quienes se atreven a humillar al otro en público. 

“Tener respeto por la otra persona significa que me acepte como soy, que no me esté juzgando constantemente (por ejemplo, por mi trabajo, por mi aspecto o por mi pareja) y, por supuesto, que no me humille ni me insulte”, apunta la psicóloga.

Una amiga tóxica es aquella que envidia tus logros y tu vida en general. Siempre hace preguntas acerca de tus proyectos actuales y futuros, y no precisamente con el fin de aportar algo positivo al respecto. No solo no comparte tu felicidad, sino que hace lo posible por amargártela.

“Un rasgo de una amistad tóxica es aquella que se cela de tus logros, avances o buenos momentos. No te felicita, o les quita importancia a tus logros, los anula o directamente los critica dándote una visión distorsionada. Todo buscando disminuir tu valor”,  apunta la psicóloga Yolanda Cuevas. 

Aprende a reconocer a las amistades tóxicas .unsplash.

Si una amiga disminuye tu autoestima, es momento de replantearte si realmente vale la pena. Una amiga tóxica no solo te tiene envidia, sino que además, te cela. Puede hacer comentarios negativos sobre otras de tus amistades, e incluso de tu pareja. Ha desarrollado una especie de obsesión hacia tu persona, que solo quiere tu exclusividad para ella/él.

“Un buen amigo es el que, si pasas por su mesa, saludas y decides sentarte en otro sitio con otra gente, su sonrisa se mantiene y es permisiva, y además no toma nota. Te sientas donde te da la gana, mi compañía es perenne”, describe el también psicólogo Nacho Coller. Si en cambio, solo quiere que pases el tiempo a su lado, es mala señal.

UNA AMIGA TÓXICA TE USA COMO BASURERO DE SUS EMOCIONES. Ojo, también están las amistades tóxicas que te usan de "basurero emocional" y solo te llaman para quejarse, contarte desgracias y problemas. Este tipo de personas te quitan energía y desgastan. Tanto que después de cada conversación,  te invade una sensación de agotamiento, como si te hubieras quedado sin pilas.

Solo recurre a ti cuando necesita algo, aunque solo sea consuelo.  

“Es una persona que solo recurre a ti cuando te necesita, se focaliza en sus necesidades y no está al tanto de las tuyas. Aquí se pierde la reciprocidad”, señala la terapeuta.

Debemos tener mucho cuidado con este tipo de relaciones  tóxicas porque aunque no lo sientas de momento, poco a poco te amargan el alma. “Esas amistades te utilizan para su propio beneficio sin ningún remordimiento. Si no lo haces, encima el mal amigo eres tú…”, concluye la psicóloga Yolanda.

 

TE RECOMENDAMOS