Buena Vida

Volví a confiar, me enamoré y valió la pena hacerlo

Tú sanaste mis heridas y convertiste mis lágrimas en un llanto desmedido de felicidad, lograste que mis fantasmas del pasado dejaran de atormentarme, contigo olvido que las agujas del reloj corren deprisa porque estoy ocupada viviendo

Por Marisela Salazar

-

Tú sanaste mis heridas que otros provocaron y convertiste mis lágrimas en un llanto desmedido de dicha y felicidad. No te esperaba, entraste sin aviso a mi corazón y lo curaste con ternura y amor. Lograste que mis fantasmas del pasado dejaran de atormentarme, volví a confiar, me enamoré y valió la pena hacerlo. Gracias.

Contigo olvido que las agujas del reloj corren deprisa porque estoy ocupada viviendo. No imaginas lo que le has hecho a mi vida por existir nada más. Contigo soy plenamente feliz. Tu sonrisa me trae paz y nada es lo mismo sin tu mirada buscándome. Cómo no amarte si al pensarte sonrío, si cuando me vez te brillan los ojos.

Me robas el sueño y provocas suspiros, me llenas la mirada y cambias la forma de ver la vida, sostienes mi sonrisa a flor de piel. Eres leal, amable y generoso. Me procuras, me respetas, me motivas. Haces todo por verme y hacerme plenamente feliz. Eres paz cuando todo se complica, con una palabra tuya basta para tranquilizarme.

A pesar del caos que llevo dentro, no te asustas ni sales huyendo, me envuelves con tus brazos y me entiendes. Eres mi refugio en los momentos difíciles, eres sosiego cuando mi corazón se agita entre tantos pesares, eres descanso cuando la vida me lleva a ir cuesta arriba. 

Seguir leyendo: Querido Dios: Gracias por tu bondad, tu infinita misericordia y tu inmenso amor

Reconoces mi valor, me aceptas con mis virtudes y desaciertos. Con tu amor bonito logras que mis inseguridades se queden por el camino, me enseñas a quererme cada día un poco más y me ayudas a ser mejor persona. Me eliges a diario sin necesitar nada más, sabiendo que hay más.

Estás a mi lado cuando mi mundo se derrumba, tú me sostienes cuando me abandonan mis fuerzas. Nada importa cuando tu mano me sujeta, tienes ese poder de reconstruirme cuando estoy rota. Levantas mi ánimo cada vez que lo necesito. Te quedas cuando todos se han marchado.

Seguir leyendo: Agradece a Dios por el día que termina y por el que mañana vendrá

Hemos compartido un montón de risas y lágrimas, recorriendo el camino juntos, paso a paso y beso a beso, con la ilusión de tener una perdurable historia de amor. Nos elegimos sin importar la edad ni el tiempo porque sabemos que el verdadero amor no envejece, no tiene arrugas, es eterno.

Contigo la vida es tremendamente maravillosa y merece la pena. Tus abrazos me hacen sentir segura. Sé que en cualquier momento, a cualquier hora y en cualquier circunstancia cuento contigo. El amor es estar. Gracias por esas interminables conversaciones en la madrugada para calmar mi angustia. Gracias por acordarte de mí cuando rezas. 

Te acepto tal y como eres, te respeto y te admiro, quiero que crezcas y seas mejor cada día. Deseo que alcances tus sueños y estar ahí contigo. Te amo porque no te pareces a nadie más, eres único y nada me place tanto como verte genuinamente feliz. Mereces amor de sobra y todo lo bueno del mundo.

¿Te has enamorado profundamente?

0%
No 0%
Síguenos en
Más sobre este tema

Mantente informado sobre lo que más te importa

Recibe las noticias más relevantes del día en tu e-mail

Debes ingresar un E-mail valido. Ha sucedido un error en la suscripcion.
¡Tu suscripcion ha sido exitosa!

Suscribirse implica aceptar los términos y condiciones