Logo Soy Carmin
Una enfermedad es suficiente para mostrar la cara del verdadero amor.
Buena Vida

Una enfermedad es suficiente para mostrar la cara del verdadero amor 

Porque es en el tiempo más difícil donde mostramos la madera de la que estamos hechos y donde el amor se convierte en la única esperanza para seguir 

Por: Brenda Colón Navar

Una enfermedad es suficiente para mostrar la cara del verdadero amor.(Unsplash)

Una enfermedad es suficiente para mostrar la cara del verdadero amor. | Unsplash

En los votos de matrimonio suele decirse que estaremos juntos en la salud y en la enfermedad, aunque uno no se case, el aceptar a otro para compartir la vida lleva implícito eso, que el amor nos mantendrá unidos aún en tempestad. Estoy segura, pues una enfermedad es suficiente para mostrar la cara del verdadero amor.

Un día leí la alarmante cifra de las mujeres que padecían algún tipo de cáncer y eran abandonadas por sus esposos. El hombre huía porque no podía con la presión, con el dolor de verla sufrir y se iba para no verla morir, pero si ella sobrevivía, la vergüenza de su falta de valor le hacía no volver a casa.

¿Qué drástico no? Tener que vivir un momento tan difícil y ver que esa persona a la que le entregaste el corazón no está. Por eso creo que una enfermedad difícil es la oportunidad perfecta de mostrar el verdadero amor.

La enfermedad llega de la nada 

En mi caso un día desperté y ahí estaba. Mi esposo tenía unos dolores de cabeza terribles, era tanto que a veces no podía salir de la cama, fuimos al hospital y terminamos con el neurólogo quien luego de hacer varios estudios determinó que “era algo que no se podía curar, que un día se irá pero no sabemos cuándo. ¿Qué hace uno con esa noticia?

Fueron meses difíciles, había días donde mi esposo era otro y me costaba mucho entender que no era él hablando sino la enfermedad. No me malentiendan, no hubo maltrato, no hubo golpes, pero simplemente su manera de hablarme era distinta, fría y cortante cuando antes había sido cálido y amoroso.

Una enfermedad es suficiente para mostrar la cara del verdadero amor. Pexels

Dudé muchas veces sobre si yo era el problema, si él estaría mejor con otra mujer o solo, pero luego entendí que en la adversidad la mente nos jugaba los peores escenarios y no me dejé. Traté de ocuparme en otra cosa y el tiempo finalmente pasó. La dicha duró poco, él sanó pero entonces yo caí enferma y no podía caminar. 

A todos nos puede pasar 

Jamás olvidaré su cara al retorcerme de dolor, darme la medicina y no poder hacer más. Era difícil, pero no se dio por vencido. Hoy que todo es mucho mejor, que estamos sanos y esperando a nuestro primer bebé, pienso que a pesar de todo lo difícil de esa temporada seguimos aquí, más enamorados que nunca.

Sabemos que podría volver a ocurrir, pero hemos visto que nuestro amor es más que una ilusión, que atracción temporal o que depende de siempre estar de buen humor. Es algo real que soporta grandes tempestades y que gracias a Dios, se ha hecho más fuerte con el pasar de los años. 

El amor no siempre es bonito o tierno, también es duro, es incierto y nos reta a ir más allá de lo que imaginamos, pero vale la pena. El amor también es una elección. 

 

TE RECOMENDAMOS