Logo Soy Carmin
Tú no necesitas dieta, lo que necesitas es amarte
Buena Vida

Tú no necesitas dieta, lo que necesitas es amarte

Entablemos una lucha contra la bendita báscula, con los prejuicios que te atacan, con la lástima que te tienes.

Por: Gisselle Acevedo

Tú no necesitas dieta, lo que necesitas es amarte

Tú no necesitas dieta, lo que necesitas es amarte

Como pesa el yugo de esta "bendita" sociedad, tanto que sé que a diario despiertas comprometida a lograr el cuerpo perfecto, ese que todos quieren y que tu quieres para que todos te quieran.

También sé que al pasar del día tu deseo por lucir flaca, esquelético, vamos, como modelo de revista se desvanece.

Sí se va porque como en todos los hogares del mundo, nosotras las mujeres decidimos tomar la pieza de pollo que nadie quiere, a la que todo mundo le hace el fuchi, la que no es digna de servirse en el plato del marido o de los hijos. Con eso estamos mal alimentando nuestro cuerpo.

No conformes, hemos cargado con la equivocada responsabilidad de comernos las sobras que los melindrosas dejan en el plato, y es que piensas que no es digno de ninguna mujer abnegada dejar que algo se desperdicie en casa.

Basta ya mujer, deja de morir por otros y aprende a vivir por ti. Alimenta bien tu cuerpo, tu espíritu.

No, tú no necesitas dieta, lo que necesitas en realidad es amarte, amarte con locura como si no hubiera mañana, como si los demás no estuvieran. Sí, te estoy pidiendo que seas un poco egoísta, y es que quiero que te mires al espejo y dejes de retrazar esa ida a arreglarte el pelo, a ponerte bella, bella con todo y tus hermosas curvas, bella para gustarte.

Mujer entiéndeme, tú no necesitas dieta, te necesitas a ti misma, necesitas valorar cada arruga de tu rostro, cada mancha en tus manos. Es tiempo de que comiences a abrazarte y dejes de añorar que alguien más te abrace.

Chica créeme, ya diste mucho ahora regresa, demuéstrame que puedes. Es más, entablemos una lucha contra la bendiga báscula, con los prejuicios que te atacan, con la lástima que te tienes por ( según tú) no tener unos grandes senos, un gran trasero y una diminuta cintura.

Al diablo las medidas, que te aseguro que el día que te ames y dejes de recibir las sobras, tu alma descansará. Deja de cargar en hombros al marido, a los hijos, a los parientes y en momento hasta a los vecinos. El día que lo hagas te juro que te darás el gusto de perder dos, tres o hasta 10 kilos. 

Esto te puede interesar: 

 

Temas

  • perder peso
  • adelgazar
  • mujer
  • mujer a dieta
  • dieta
  • amor propio

Comentarios

Te puede interesar