Logo Soy Carmin
Tu cuerpo cambia, envejece, pero ámate siempre, a cualquier edad
Buena Vida

Tu cuerpo cambia, envejece, pero ámate siempre, a cualquier edad

Ama todas las etapas de tu vida y no temas pasar por cada una de ellas porque todas tienen su magia; el paso del tiempo también enseña a existir más

Por: Marisela Salazar

Tu cuerpo cambia, envejece, pero ámate siempre, a cualquier edad(Fuente: Pexels)

Tu cuerpo cambia, envejece, pero ámate siempre, a cualquier edad | Fuente: Pexels

La edad cambia con cada minuto que pasa. El paso del tiempo marchita el cuerpo pero es el curso de la vida, no es algo terrible, no está mal, solo te vuelve diferente a como llegaste al mundo. Ama todas las etapas de tu vida y no temas pasar por cada una de ellas porque todas tienen su magia. Ámate a cualquier edad, que se te vaya la vida en ello. 

Tu cuerpo cambia con la edad y debes amarlo siempre. Llegarán las canas a cubrir tu cabellera y se asomarán las arrugas de tu piel, pero no permitas que eso amargue tu existencia. No temas envejecer, te recuerda que estás viva. Atesora tus años conquistados.

Sin importar tu edad, debes conservar el entusiasmo y la imaginación hasta el final de tu historia. A veces es la rutina es lo que envejece el alma, ese aburrido hábito de hacer siempre lo mismo, esa despiadada costumbre de sentir menos y recordar más, cuando aún estás vivas y llena de posibilidades para hacer que la magia suceda.

Disfruta tu vida peinando tus canas, contemplando frente al espejo las arrugas repletas de historias marcadas por tus ayeres en el rostro. Y no escondas tu sonrisa. Procura mantener joven la piel de tu alma, esa que se desvanece cuando no sientes, cuando solo miras la vida pasar.

Seguir leyendo: Respira y agradece a Dios por el milagro de un nuevo día

Tu misión es vivir a plenitud y ser feliz, porque en el atardecer de tu existencia los recuerdos regresarán para mostrarte lo que fuiste. No permitas que tus memorias estén llenas de arrepentimientos y pesares, empieza a crear recuerdos memorables. Haz que el resto de tu vida valga. Sueña, explora, descubre, vive.

No intentes frenar al tiempo camina de su mano y abraza tus años transcurridos, nada puede arrebatarte las enseñanzas que aprendiste en el camino, lo vivido es tuyo. Estás llena de sabiduría y aprendes más con cada día que pasa. 

Seguir leyendo: Trátate bien, enorgullécete de tí misma y ámate mucho

No permitas que los años te resten vida, el paso del tiempo también enseña a existir más. No dejes de inspirarte, que jamás se esfumen tus ganas de vivir. Disfruta cada instante, celebra cada año cumplido y vé por más. Acumula historias, gente, sonrisas, llantos, abrazos. Vive.

La vejez lleva dentro todas las edades anteriores, valora todo lo bueno que te ha brindado el paso del tiempo y deja la nostalgia a un lado. El tiempo jamás detendrá su marcha, acepta los cambios en tu cuerpo y enveceje con gracia. Quiérete con tus virtudes y tus defectos. Sé amable contigo siempre, ámate tal como eres.