Buena Vida

Tu ADN dicta cuándo perderás la virginidad

Estudios revelan que la decisión no solo depende de los valores personales o el entorno. 

Por: Ana Izabal

relateinstitute.com

relateinstitute.com

La sexualidad aún es un tema que incluye muchos tabúes a pesar de estar presente en CASI todo lo que vemos a diario. La tele, el cine, la publicidad, todo incluye una buena dosis de carga sexual que nos hace cuestionar si de verdad tiene una repercusión en nuestro comportamiento. 

Perder la virginidad es uno de esos tabúes, es una decisión que está sujeta no solo a la persona, sino a su cultura, valores familiares y entorno en el que se desenvuelve. 

Mientras que en algunas culturas, como la americana, donde perder la virginidad en la adolescencia es un motivo de "orgullo" o popularidad, en otros lugares no lo es tanto, o por lo menos las chicas tratan de ocultarlo lo mejor que pueden.

Lo interesante del tema es que, algunos estudios han revelado que de hecho, el momento en que decides perder tu virginidad no solo depende de tus valores personales o del entorno en el que te encuentras, sino que viene programado en nuestro código genético. 

La Universidad de Cambridge realizó una serie de pruebas en 20 mil mujeres de Islandia y Estados Unidos, de quienes tomaron datos de la edad en que iniciaron su vida sexual, así como el número de hijos, personalidad, edad en la que iniciaron a menstruar, étc.

De los sujetos agrupados, aquellos con similitudes genéticas, también coincidían en su comportamiento sexual general, por lo que el doctor John Perry sugiere, que el ADN tiene por lo menos un 30% de influencia en las personas cuando deciden perder su virginidad. 

Básicamente, este estudio demuestra que nuestra disposición genética es un impulso natural que no podemos controlar, al momento de iniciar nuestra vida sexual, la cual puede ser temprana o tardía. Aunque el ambiente y los valores como individuos tienen un peso mayor, siempre habrá una parte que no puede ser controlada, por lo que no se debe tomar como "bueno" o "malo". 

Hay personas que inician una vida sexual siendo aún jóvenes, por el simple hecho de que se sienten preparados para experimentar, mientras que otros prefieren esperar hasta tener una edad más avanzada. 

Sin importar cual sea la decisión, lo importante es tener una buena educación sexual que evite que una experiencia tan natural, traiga consigo consecuencias indeseadas. 

Con información de alternet.org

Esto puede gustarte: 

 

Temas

  • Buena Vida
  • Mujeres
  • Virginidad
  • ADN
  • Estudios

Comentarios

Te puede interesar