Logo Soy Carmin
Te perdono por mis hijos, porque ellos merecen lo mejor de mí.
Buena Vida

Te perdono por mis hijos, porque ellos merecen lo mejor de mí

Te perdono por mis hijos, porque ellos merecen una madre entera, fuerte, dedicada, una madre que los ame por encima de todo, incluyendo tu abandono y tu olvido

Por: Brenda Colón

Te perdono por mis hijos, porque ellos merecen lo mejor de mí.(Pexels)

Te perdono por mis hijos, porque ellos merecen lo mejor de mí. | Pexels

Te perdono por mis hijos, porque ellos merecen lo mejor de mí, porque ellos me necesitan entera, fuerte, dedicada, necesitan una madre que esté por encima de tu poco valor, tu abandono y tu olvido.

Aún tengo claro el día de tu partida, el día que dijiste que te ibas porque también tenías derecho a ser feliz y la cara de los niños buscando una explicación, tratando de entender por qué el hombre que les dio la vida no hallaba lugar en su vida para ellos, por qué él les hacía sentir como un problema.

Leer más: Cómo perdonar al padre de tus hijos cuando se va de su vida

Fue muy difícil hacer a un lado mi tristeza para dibujarles un mundo feliz, tratar de hacerles entender que los fines de semana no podíamos ir de compras porque tú no habías cumplido con tu parte, porque no depositaste lo de su pensión, peor aún, explicarles por qué no habías llegado cuando un día antes jurabas que estarías a primera hora esperándolos. 

Podría llenarme la boca hablando pestes de ti, de cómo los hiciste a un lado para cuidar a alguien que no lleva tu sangre, de cómo los borraste de tu vida pero en redes sociales publicas sus fotos como si fueras el padre del año aunque a veces no recuerdes ni el día de su cumpleaños. 

No, hoy decido no darte más tiempo, no darte más de mis pensamientos, de mis sentimientos, decido hacerte a un lado porque nuestros hijos me necesitan completa, me necesitan enfocada, plena y no puedo avanzar mientras siga aferrándome a ti, al hombre que no quisiste ser, al hombre que prometió el mundo pero se rindió a la primera de cambio.

No tengo tiempo para odiarte, para llorarte y mucho menos para extrañarte

Sé que para los niños es difícil y que mucho influye mi ejemplo, por eso hoy aprenderán de mí a seguir sin ti, a sentirse amados por mí y por quienes seguimos en su vida, por quienes queremos conocerlos, por quienes sabemos ver el gran tesoro que son.

Antes te tenía coraje pero hoy solo me das lástima por lo mucho que te estás perdiendo, por todos esos momentos que has dejado ir y que no regresarán, por haber rechazado el regalo más grande que la vida te dio.

Te perdono por mis hijos, porque ellos merecen lo mejor de mí. Pexels
Ni mis hijos ni yo tenemos tiempo de sufrir por ti.

No diré que los niños no te necesitan, siempre serás su padre, pero yo me encargaré de que tu ausencia pese menos, de que no te juzguen, de que no crean lo que yo veo sino simplemente lo que les haces sentir, no necesito hablar cuando con tus actitudes los alejas, cuando demuestras que no sabes ni quieres quererlos, cuando tú solito destruyes lo que había entre ustedes. 

Mis hijos merecen el mundo entero y si tú no eres capaz de dárselo de eso me encargaré yo, haces falta, sí, pero no eres indispensable y no hay nada que yo no hiciera por ellos, no me da miedo el esfuerzo, no me dan miedo sus preguntas, no me da miedo la vida sin ti porque el día que te fuiste entendí que soy madre y que no puedes robarme eso, que ese es mi trabajo más importante y que no necesito llenar tus zapatos, solo ser la mejor madre para ellos. 

Leer más: Cómo ser buena mamá después de un divorcio

Te perdono por mis hijos, porque ellos merecen lo mejor de mí, porque la vida no me alcanza para amarlos y porque sé que el tiempo es limitado, así que no lo desperdiciaré en tí, ni en una idea, ni en lágrimas, mucho menos lastimando su corazón, de eso ya te has encargado tú. Yo no necesito hablar, ellos ven, escuchan, sienten, mi trabajo es amarlos y enseñarlos a ser felices con cualquier desafío que la vida les presente, eso te incluye a ti.