Logo Soy Carmin
Suelta a quien debe marcharse, recuerda que te tienes a ti
Buena Vida

Suelta a quien debe marcharse, recuerda que te tienes a ti

Siempre aparecerán personas en tu vida por algún motivo, quizás para acompañarte o para darte alguna enseñanza, quizás para sanarte de otro dolor, desilusión o traición. O quizás llegaron para brindarte momentos efímeros de dicha y felicidad

Por: Marisela Salazar

Suelta a quien debe marcharse, recuerda que te tienes a ti(Fuente: Pixabay)

Suelta a quien debe marcharse, recuerda que te tienes a ti | Fuente: Pixabay

Las mejores personas llegan sin buscarlas y el abrazo soñado siempre suele ser el inesperado. Puede haber mil miradas, pero llega una y te cambia la vida. Y esas sonrisas, ese saludo, esas palabras tenían que suceder. Pero si esas personas deciden partir, suelta y agradece, porque es necesario soltar lo que no quiere quedarse.

Cuando tu vida se cruza con la de otra persona y te enamoras, tu camino cambia de ruta. Inesperadamente, todo se rehace de nuevo. Entre el montón de personas que pudiste conocer, te enamoras de alguien. Y no hay manera de saber lo que pasará, pero te arriesgas y tienes la valentía de entregar tu corazón. 

Y si la relación termina, sana y sigue adelante. Vuelve a empezar, vuelve a soñar, vuelve a vivir. Y hazlo cuantas veces sea necesario. No te resignes a pasar por esta vida sin intentar ser genuinamente feliz. Aprende, suelta y confía, porque lo que está por llegar es mucho, muchísimo mejor. No te desanimes si la persona indicada tarda. Te tienes a ti. 

Agradece por tus amores correspondidos y tus desilusiones, por tus alegrías y desdichas, por tus enseñanzas y aprendizajes. Las cicatrices y las marcas en tu corazón son exactamente lo que tenía que pasar y te volvieron una mejor persona. Necesitabas vivir esas historias, las lecciones sólo podían ser aprendidas con esas relaciones.

Seguir leyendo: Perdónate, haz las paces contigo misma, lo mereces

Agradece a quienes te hicieron daño porque fueron grandes maestros de vida y te enseñaron a perdonar. Y recuerda que nadie elige de quién enamorarse, simplemente pasa, si todas las personas pudieran hacerlo, quizás sería más fácil. No habría desilusiónes, ni almas hechas pedazos, ni corazones rotos.

Quizás pienses que pudiste haberte enamorado de alguien más, que pudiste haber conocido a alguien mejor, pero la verdad es que no, no podías. A lo largo de tu vida conoces a quien debías conocer, te enamoras de quien debías enamorarte, el no soltar o el aferrarte, fue tu desición y quizás esa fue tu gran lección.

Seguir leyendo: Jamás te rindas, cumple los anhelos de tu corazón

No te enamoraste de la persona equivocada, quizás cuando tu alma sane, sabrás porqué se cruzó en tu camino, lo sabrás. Siempre aparecerán personas en tu vida por algún motivo, quizás para acompañarte o para darte alguna enseñanza, quizás para sanarte de otro dolor, desilusión o traición. O para brindarte momentos efímeros de dicha y felicidad.

A veces llegan personas para hacerte sentir viva y quizás dejan un profundo sufrimiento cuando se van que te hace llorar hasta quedarse sin lágrimas. Pero jamás vuelven, porque su tiempo en tu vida ya pasó y solo queda la enseñanza y los recuerdos de los momentos inolvidables.

Cada persona que se ha cruzado en tu camino es una lección, un cariño, una nostalgia. Todos han dejado un poco de ellos en ti, al marcharse. Llegará alguien que realmente será para ti y lo sabrás porque no sentirás dudas, ni miedos, ni temores. Sentirás paz y tu corazón palpitante. Pero hasta ese entonces, sé feliz contigo misma.