Logo Soy Carmin
Soy una mujer que no tiene que demostrar nada a nadie
Buena Vida

Soy una mujer que no tiene que demostrar nada a nadie

Hace tiempo que me cansé de complacer, de dar explicaciones a oídos sordos, de mover montañas por quien ni tan solo me cedía su respeto.

Por: Gisselle Acevedo

Soy una mujer que no tiene que demostrar nada a nadie

Soy una mujer que no tiene que demostrar nada a nadie

A mi edad los prejuicios dejaron de importarme. Hablo de frente, miro a los ojos y lo mejor, sostengo lo que digo a pesar de estar errada o de tener la boca llena de razón. 

No, yo no necesito demostrarle nada a nadie, la vida me lo enseñó a "trancazos", como nos enseña la mayoría de las cosas. 

Hace tiempo que me cansé de complacer, de dar explicaciones a oídos sordos, de mover montañas por quien ni tan solo me cedía su respeto. Soy todo lo que ves: franqueza, sinceridad abundante, entereza, valentía y dignidad.

Estas ideas resumirían muy bien aquello que conocemos como realización personal. Son pequeños desafíos cotidianos que sortear para, finalmente, deshacernos de todas esas “capas de cebolla” que nos han ido alejando no solo de nuestra felicidad, sino también de las oportunidades por alcanzar un logro determinado. Una meta.

Estoy en esa etapa de la vida en que para ofenderme, debes importarme, en que ya no doy explicaciones a quien tiene tapados los oídos y el corazón. Soy una mujer sin máscaras y de alma humilde que ya no necesita demostrar nada a nadie.

Son muchas las mujeres que cada día luchan por esa realización personal, en ocasiones, tan compleja de conseguir. Hechos como la brecha salarial, la discriminación laboral o incluso el tener que hacer frente a frases como “tú no puedes, tú no sabes, tú no debes” de familiares o parejas hace que tengan que librar una doble batalla. La exterior y esa más íntima, más profunda y necesaria: la emocional, la psicológica…

Esto te puede interesar: 

 

 

Temas

  • mujer
  • dignidad
  • felicidad
  • mujer feliz
  • mujer plena

Comentarios

Te puede interesar