Logo Soy Carmin
Si él se aleja de ti déjalo que se vaya, no estás para rogarle.
Buena Vida

Si él se aleja de ti déjalo que se vaya, no estás para rogarle

Duele, duele que nos falle, que sabotee lo que tenemos, pero llega un momento donde debemos entender que no podemos hacer nada si él quiere fallar, no dejes que te lastime más

Por: Brenda Colón

Si él se aleja de ti déjalo que se vaya, no estás para rogarle.(Pexels)

Si él se aleja de ti déjalo que se vaya, no estás para rogarle. | Pexels

Si él se aleja de ti déjalo que se vaya, no estás para rogarle y aunque ahora parece que lo pierdes, con el tiempo descubrirás que saliste ganando cuando él se fue. Dicen por ahí que a fuerzas ni los zapatos entran y en el corazón no se manda, si él no te ama, si él no quiere ser fiel, si te decepciona una y otra vez, no puedes obligarle a ser diferente.

Quizá muchas veces has imaginado que las cosas pueden ser diferentes, has creído que él puede cambiar, que puede ser como antes e incluso mejor, que esto es solo una mala racha y que mañana será diferente, pero pasan los días y todo sigue igual...bueno, la que cambia eres tú porque tu corazón se va ensombreciendo, se va rompiendo poco a poco.

Tienes que entender esto, no importa si han pasado días, meses o años, él ya no es él, no es el hombre de tus sueños, no es tu príncipe azul, no es la persona con la que compartirás el resto de tu vida, él no es para ti, es como si fuera un extraño. 

No necesita decir que no te ama si lo está demostrando con la forma en que te habla, con la forma en se comporta cuando están a solas. No tiene caso compartir la vida con él si te duele, te hace daño, te hace dudar de tu grandeza. 

¿Recuerdas quién eras sin él? Recuerdas cómo reías, recuerdas cómo tus amigas te halagaban lo que vestías, cómo te pedían consejos de amor porque siempre sabías qué decir…¿en qué momento dejaste de ser tú por él?

Si él se aleja de ti déjalo que se vaya, no estás para rogarle. Pexels
Estarás mejor sin él.

No le pidas que se quede, piérdelo para ganarte a ti

No hay motivos para que se quede a tu lado, el amor que sientes desaparecerá cuando no esté y admitámoslo, ya no es tan fuerte como antes porque te ha lastimado tanto que tal vez ni siquiera lo amas y esto es solo costumbre.

Piérdelo para ganarte a ti, déjalo que se vaya para volver a brillar, deja de llorar por él y sonríe frente al espejo porque desde hoy eres libre, tu vida es tuya y puedes hacer todo lo que dejaste por agradarle, por hacerlo feliz. 

Tu tiempo es tuyo, ya no perderás minutos esperando que llegue y sea tarde, no perderás minutos preguntándote dónde y con quién está. De la cama ni hablar, podrás dormir a tus anchas sin escuchar su respiración, sin sentir que solo te usa y a los cinco minutos se olvida de ti, dormirás sola pero completa del corazón, podrás descansar por fin.

Si él se aleja de ti déjalo que se vaya, no estás para rogarle porque mereces más que un hombre que hace todo por fallar, que no tiene la valentía de decirte que todo terminó y no necesitas perder tiempo esperando que lo diga, hoy la fuerte eres tú, no le pidas que se quede, te hará un favor si se va y si se niega, entonces vete tú, sobran los pretextos para ser feliz.