Logo Soy Carmin
Cosas que dice una madre a su hija que afectan su relación
Buena Vida

Cosas que dice una madre a su hija que afectan su relación

Los expertos comparten algunas banderillas rojas que puede haber en una relación madre-hija, que revelan una dinámica tóxica y hasta dañina; hoy en Soy Carmín te platicamos sobre este tema

Por: Diana Miriam Alcántara Meléndez

La relación de una madre con su hija es un vínculo importante que, como en toda dinámica social, debe nutrirse en el respeto y la empatía. Las personas tóxicas fomentan relaciones dañinas, hostiles, que hieren; y cuando hablamos de padre a hijos, la forma como unos hablan y educan a los otros, será como estos segundos se comporten en el futuro.

Esto lo vamos a encontrar evidente sobre todo en la forma como los padres tratan a sus hijos, porque refleja los valores que se inculcan. Si una madre trata a su hija de manera hiriente, lo que provocará es que su hija responda igual y la dinámica se vuelva perjudicial para ambas, detalla el sitio Bustle.

Puedes leer: Consejos para mejorar tu relación madre-hija

"Una relación tóxica es una dinámica entre dos o más personas donde las necesidades emocionales generalmente no se satisfacen debido a problemas que no tienen nada que ver con la otra persona", dice la psicóloga Danielle Forshee.

Para entenderlo, es cómo te hace sentir la otra persona. ¿Mejor contigo misma o insegura y hasta no valorada? "La palabra 'tóxico' en términos de una relación significa que el comportamiento de una persona conduce a graves consecuencias emocionales negativas para la otra persona", dice Elliot Pinsly, trabajador social clínico.

Una madre así, puede ser controladora, exigente, manipuladora, degradante y/o egocéntrica, dice el experto, y ello puede empujar a su hija a sentirse triste o deprimida, ya que afecta su autoestima, en parte también porque fragmenta la relación y mancha esa imagen que la hija esperaba que su madre fuera.

Reconocer a una madre así no es malo y tampoco significa que al hacerlo haya que reaccionar con distanciamiento u odio. Es bueno analizarlo, principalmente, para entenderse y aprender a lidiar con la situación y sobrellevar las palabras. “A veces necesitamos implementar límites, encontrar aceptación y cambio, establecer tiempo y distancia, o redirigir nuestras necesidades hacia nosotros mismos y encontrar sanación”, dice la consejera profesional Rachel M. Abrman.

Cosas que dice una madre a su hija que afectan su relación
Cosas que dice una madre a su hija que afectan su relación. FOTO: Unsplash

Estas son algunas frases, recopiladas de acuerdo con lo que dicen estos tres expertos, que denotan una relación negativa entre madres e hijas. Si sientes que ello está afectando profundamente su dinámica, la recomendación es acercarse a un especialista, como un psicólogo o terapeuta, para trabajar con estas emociones.

“Yo nunca dije eso”

Esa negación que te hace dudar y cuestionarte algo de lo que quizá estabas segura; también es la forma de una madre de decir algo y luego desvincularse de la responsabilidad de lo afirmado.

“¿Por qué no simplemente lo superas?”

En lugar de afrontar una discusión y optar por el diálogo, a veces las personas eligen esta frase, que puede hacerte dudar si tu madre te respeta o te valora.

“Te pareces a [alguien de tu familia]”

Compararte con alguien puede ser manipulador pero también poco sano, ya que te hará sentir menos y en una mala posición.

“Necesitas madurar”

Si bien hay que afrontar las cosas con madurez, decirle a una hija que ‘madure o crezca’ simplemente no ayuda. Reflexionar y analizar es el único proceso que lleva al cambio.

“Es tu culpa”

Culpar al otro es una forma muy mala de relacionarse y en la dinámica madre-hija, puede ser una vía como la primera se deslinda de sus responsabilidades, si tiene que ver con parte de la crianza.

“Por qué no lo hiciste mejor”

Las madres siempre deberán apoyar a sus hijas peor ello no significa hacer las cosas por ellas, sino saber apoyarlas, especialmente emocionalmente, demostrándoles estar orgullosas, no al contrario.

“¿Dónde estuviste?”

Si se hace la pregunta en forma de reclamo, estamos hablando de una madre controladora y esto no es bueno. Hay que dar espacio a que haya confianza entre ambas, pero además autonomía.

“A veces eres tan tonta”

Los insultos son muy dañinos y no es bueno hablarse así entre miembros de la familia. Puede llegar a convertirse incluso en una forma de abuso emocional y esto es muy negativo.

“Lo he dado todo por ti”

El reclamo pude ser una forma de control y puede hacerte sentir menos. Es una banderilla roja porque ese apoyo no se exige ni reivindica, cuando se hace con amor.

Síguenos en

Temas

Foto del periodista Diana Miriam Alcántara Meléndez

Creo por completo en el poder de la palabra escrita; es por eso que estudié comunicación y guionismo. Tengo un Master en Comunicación, Periodismo y Humanidades con especialidad en Narrativa Audiovisual de la Universidad Autónoma de Barcelona. Soy amante del cine, las series, la música, la cultura popular, la literatura, la moda y todo lo que tenga que ver con entretenimiento, curiosidades y aprender cosas nuevas. Siempre tengo un dulce en la bolsa, hay sin falta un libro en mi buró y no puedo vivir sin papel y pluma a la mano para apuntar nuevas ideas.

Ver más

Comentarios