Logo Soy Carmin
Cómo saber empiezo a tener amor propio.
Buena Vida

Señales de que finalmente te estás valorando y amando más

A todas nos llega ese día, en el que no nos queda de otra que valorarnos y amarnos de verdad 

Por: Karen Villaseñor

Señales que empiezas a tener amor propio.(Foto: Unsplash)

Señales que empiezas a tener amor propio. | Foto: Unsplash

Cuántas veces no has escuchado sobre eso que llaman amor propio. Sí, muchas pensamos que con vernos bien por fuera todo estará mejor. Pero, la realidad es que detrás del maquillaje se esconden corazones lastimados, heridas que aún no cierran y la autoestima por los suelos. Lo bueno es que como dicen por ahí, después de la tormenta sale el sol. ¿Cómo saber que finalmente te estás valorando y amando más? Estas señales no mienten.

El amor propio es un estado emocional y mental, es sentirte en paz con quien eres y, sobre todo, disfrutar de tu compañía. Sí, nadie es perfecta y hay días en que ni tú misma te soportas, ¿y qué? Aprender a lidiar con tus defectos es una de tus mayores virtudes. Tú eres quien decide que es tiempo de dejar ir y no prestar atención al qué dirán.

Amor propio. Foto: Unsplash

Llegar al momento en el que tú eres tu prioridad, en el que te encanta la forma en que luce tu cuerpo, en el que te ríes por ahí contigo y en el que decides enamorarte de ti, es el mayor de tus logros, es el verdadero paso para encontrar la felicidad.  Veamos:

Te gustas

Quién iba decir que aquella mujer que tenía miedo cada que se veía al espejo, que era su peor crítica y que ni de broma usaba un bañador en verano. Ahora se siente segura, hoy encontró la belleza en sus defectos y sabe que es mucho más que las absurdas tallas de 90, 60, 90.  

Dejaste de comparte

Bien dicen por ahí, no hay nada peor que tus propios pensamientos. Tal parece que te atacan con agresividad y son capaces de tirarte al piso. Era un infierno compararte todo el tiempo, ¿por qué no tengo el cabello, la cara, la ropa, de ella? En fin, un cuento de nunca acabar que lo único que provocaba era hacerte sentir mal.

No al reconocimiento

Es una locura creer que vamos a lograr que toda la gente levante sus pulgares cada que nos ve pasar. No, aprendiste que la opinión de los demás es irrelevante. Que de nada te sirven los aplausos si no sientes un revoloteo en tu corazón porque te causa felicidad lo que haces.

Te arreglas para ti

Cuando entiendes que no necesitas producirte para atraer las miradas de un hombre, lo entiendes todo. Ahora cada que decides arreglar tu cabello, usar tu blusa favorita y poner carmín en tus labios, es porque te hace sentir segura y bella, porque eres tú misma la que siente admiración cuando se ve al espejo.

Ellos también pueden

Cuando una mujer es capaz de aplaudir los logros de otros, sobre todo, de alguien de su mismo género, es porque su amor va má allá. Porque sabe que en este mundo todos tenemos un cachito para triunfar y porque en lugar de ser de las que quieren la corona, ayudas a que se la pongan.

Dejaste de ser dura

Sí, contigo, dejaste de exigirte perfección, aceptaste que tienes derecho a equivocarte, a no querer hacerlo, a quedarte un día entero en la cama y decir un por qué, antes que un sí.

No buscas hombres

Estás consciente de que una relación no te agrega valor, ya eres valiosa por sí sola. Además, no estás buscando a alguien para exteriorizar tus problemas. En realidad te da igual si llega a alguien o no, pero no estás para soportar hombres indecisos.

Eres una consentida

Bienvenidas las mascarillas, la manicura, el nuevo corte, un cambio de tinte, los masajes, en fin, ¡hay que consentirse! Desde luego, el ejercicio no puede faltar y además buscas textos que te cultiven.

Hoy eres diferente, alguien que cree en sus sueños, que se ama por encima de todo y que sabe que mientras se tenga, nunca más estará sola.

TE RECOMENDAMOS