Logo Soy Carmin
Regresaste justo cuando había decidido olvidarte
Buena Vida

Regresaste justo cuando había decidido olvidarte

El destino nos junta una y otra vez, y no puedo ignorarlo.

Por: Grecia Meza

Foto:thelovehunters.com

Foto:thelovehunters.com

La tierra parecía tan tranquila sin ti, redescrubrí una y mil formas de adorarte en tu ausencia. Mis labios ya estaban secos de esperarte, mis ilusiones se encontraban tan solitarias que creí que no saldría de ese trance, o al menos eso pensaba.

Pero la vida da muchas vueltas. Y es que, cuando realmente estás enamorada, nadie más puede entrar en tu mente, mucho menos en tu corazón. Me tragué la idea de que debía esperar el tiempo que fuera necesario. Y fue ahí cuando caí en un túnel, un túnel muy hondo... Te amé en silencio, te quise a escondidas de mis propios sentimientos. Mis ojos, mis brazos, mi cabello, todo mi cuerpo te fue fiel hasta el final. 

Mi cerebro luchaba constantemente con mi corazón. El quería que te dejara atrás, pero mi pecho sonaba en lo más recóndito de mi ser, me exclamaba que aún no era tiempo de enterrarte. 

 

Después de tanto tiempo y sin avisar, sorpresivamente cada duda fue resuelta, cada herida fue sanada, y aunque aún te amaba, el dolor ya se había esfumado de mi cuerpo. Las sonrisas, y la ansiedad por sentir tu piel constante dejaron de invadir mi mente. Te amaba, eso estaba claro, pero ya era diferente. Me acostumbre a tu ausencia.

Hubo días en los que me sentí culpable de pensar así, pero después comprendí que no tenía opción, pues sabía que jamás regresarías a mí. Decidí empezar desde cero, comenzar a olvidarte, sabía que mi vida no tendría ningún futuro si no salía de esta profunda soledad. Y cuando por fin me arriesgue a hacerlo, volviste. 

Llegaste esa madrugada, callado, sin palabras, sólo me abrazaste y dijiste si podías quedarte, si podías abrazarme. Sin saber que responder te dejé dormir a mi lado. Pasé toda la noche en vela, no sabía qué sentir, qué decirte. Sólo me acurruqué en tus brazos. Mi sueño anhelado se había hecho realidad. Te tenía justo ahí, conmigo.

 

Mi vida pasó en un segundo aquella noche, aunque no pude decir ninguna palabra, mi corazón estaba gritando "te amo". Y nuevamente me arriesgue por ti. Porque no hay nadie en este mundo como tú que me haga sentir feliz, que me haga querer ser mejor persona. Confía que siempre tendrás mi mano acariciando la tuya, mis dedos tocando tu cabello y mis labios besando todo tu cuerpo.

Eres lo que más quiero en el mundo y si esta vez también nos equivocamos, quiero que sepas que tropezaría por ti una y otra vez. Porque si el destino nos volvió a cruzar, ¿no crees que en realidad quiere que estemos juntos por una eternidad?

Esto te puede interesar:

 

 

Temas

  • historia
  • amor
  • pareja
  • regresar
  • novios
  • mujer

Comentarios

Te puede interesar