Logo Soy Carmin
Querido Dios, pongo en tus manos mi futuro aunque sea incierto, confío en ti.
Buena Vida

Querido Dios, pongo en tus manos mi futuro aunque sea incierto, confío en ti

Me niego a que el miedo me controle, me niego a escuchar las voces que me dicen que no podré, yo sé que tienes planes de bien para mí y eso es todo lo que necesito para seguir

Por: Brenda Colón

Querido Dios, pongo en tus manos mi futuro aunque sea incierto, confío en ti.(Pexels)

Querido Dios, pongo en tus manos mi futuro aunque sea incierto, confío en ti. | Pexels

Querido Dios, pongo en tus manos mi futuro aunque sea incierto, confío en ti. Me niego a que el miedo me controle, me niego a escuchar las voces que me dicen que no podré, yo sé que tienes planes de bien para mí y eso es todo lo que necesito para seguir.

Hasta aquí me has ayudado y sé que en tu infinita gracia siempre estás a mi lado, que no importa lo sola que me sienta, que no importa si parece que el mundo me da la espalda, tú sigues creyendo en mí y me diste un propósito desde antes de nacer, tú nunca me abandonas

Gracias por escuchar mis oraciones, por darme más de lo que te he pedido y por ver más allá de mis lágrimas cuando me aferré a lo que no era para mí, dándome lo que necesitaba y no simplemente lo que pedí. 

Leer más: Cuando más sola me sentí Dios me recordó que estaba conmigo

Gracias por ser esa luz que me guía, por recordarme lo valiosa que soy aunque alguien jugara con mi corazón, por mostrarme lo grande que soy aunque alguien me dijera que no sirvo para nada, por amarme aunque te haya fallado en más de una ocasión, por haber sacrificado tanto por mí, por perdonarme aunque me equivocara otra vez. 

Te pido Señor que me hagas un instrumento de tu paz, que en mí otros puedan ver tu gracia para animarse a seguirte, que mi vida sea un ejemplo de lo que la fe puede lograr, de que no importa que no podamos verte porque podemos sentirte y que siempre estás presente. 

Prefiero la tormenta contigo que la calma sin ti

Aunque hemos navegado mucho sé que aún falta, pero no me preocupo porque estás conmigo, porque siempre sabes hacerme llegar palabras de ánimo, porque tu palabra dice que debo ser valiente y aunque a veces he sentido que no tengo fuerzas tú vuelves a ponerme de pie.

Gracias Dios porque para ti no hay imposibles, porque no se trata de mis fuerzas sino de las tuyas y porque aunque ya lo hayas hecho una vez, lo haces las veces que sea necesario, tu amor por mí es infinito y tu fe en mí también.

Gracias Dios por las personas que has dejado en mi camino pero también por las que se han ido, porque tú escuchaste y viste lo que yo no, porque los alejaste antes de que me lastimaran más y no solo eso, sino que llenaste su lugar con quien sí sabe amarme, con quien me inspira a seguir creyendo en ti.

Leer más: Busca a Dios todos los días, no solo cuando tengas problemas

Gracias Dios porque me has enseñado a confiar en tus tiempos, porque a veces creo que te has olvidado de tus promesas y me entregas nuevas, porque todo llega en el momento exacto, porque tu voluntad es buena, perfecta y agradable. 

Querido Dios, pongo en tus manos mi futuro aunque sea incierto, confío en ti. Celebro contigo mi pasado porque con él has moldeado mi presente, porque el futuro que tienes para mí es grandioso, porque contigo la vida no es perfecta pero sí es mucho mejor, porque al final sabré que todo valió la pena.