Logo Soy Carmin
Querido Dios: Gracias por tu bondad, tu infinita misericordia y tu inmenso amor
Buena Vida

Querido Dios: Gracias por tu bondad, tu infinita misericordia y tu inmenso amor

Querido Dios te pido por todas las personas que están sufriendo para que puedan sentir la calma que da tu resguardo y las bendiciones que brinda tu presencia 

Por: Marisela Salazar

Querido Dios: Gracias por tu bondad, tu infinita misericordia y tu inmenso amor(Fuente: Pexels)

Querido Dios: Gracias por tu bondad, tu infinita misericordia y tu inmenso amor | Fuente: Pexels

Querido Dios, gracias por este nuevo despertar, por darme un soplo más de vida. Gracias por permitirme abrir los ojos y ser testigo de tu amor y tu maravillosa bondad. Quiero entregarte el día que comienza y todos los anhelos de mi corazón. Por favor tómame de la mano y guíame en cada paso que dé.

Querido Dios, te agradezco por permitirme tener el resguardo y la calidez de un hogar, gozar de salud y disfrutar de los alimentos. Gracias por mi hermosa familia y por todas las bendiciones que nos brindas día tras día que nos recuerdan tu bondad, tu infinita misericordia y tu inmenso amor.

Querido Dios, gracias Dios por cuidar mi vida y guiar mis pasos, te agradezco por permitirme sentir la paz de tu compañía y la certeza de tu presencia. Querido Dios por favor nunca te apartes de mí, porque sin tí no puedo ser feliz. Te agradezco la oportunidad que me brindas para perseverar en las buenas acciones y enmendarme en aquello que he fallado.

Querido Dios dame serenidad para poder tratar con aquellos problemas que me agobian y valor para superar las adversidades. Concédeme entendimiento para asimilar todo lo que se presente en mi camino y ayúdame a despojarme de toda carga o preocupación. Dame humildad para disculparme cuando me equivoque y valor para perdonar cuando me fallen.

Seguir leyendo: Respira y agradece a Dios por el milagro de un nuevo día

Querido Dios perdóname si alguna vez te he fallado y ayúdame a cumplir con el propósito que tienes para mí. Dame la gracia de saber escuchar tu voz y poner en práctica tus enseñanzas y que mis acciones sean siempre de tu agrado. No me dejes caer en el orgullo si triunfo, ni en la desesperación si fracaso. 

Querido Dios, no permitas que haya en mí ningún rastro de indiferencia y de egoísmo, que me compadezca ante las penas de los demás. Limpia mis ojos, renueva mi corazón y enséñame a amar a mi prójimo como lo haces Tú. Enséñame a querer a la gente como a mí misma, ayúdame a estar siempre atenta para servir y ayudar a los necesitados. 

Seguir leyendo: Cómo superar los tiempos difíciles

Querido Dios te pido por la salud, la prosperidad y la felicidad de mi familia. Por favor contempla nuestras vidas y necesidades, nuestros anhelos y nuestras luchas. Escucha nuestras súplicas y no nos desampares. Por favor, derrama tu amor sobre nuestro hogar y permite que cada nuevo día sea mejor que el anterior.

Querido Dios, por favor, sé nuestro refugio seguro frente a todos los males y protégenos de los peligros, defiéndenos de las envidias, de las injusticias y del enemigo mal intencionado, y cuando nustras fuerzas parezcan desvanecerse, sé nuestro rebosante remanso de paz y esperanza. 

Querido Dios te pido por todas las personas que están sufriendo, para que puedan sentir la calma que da tu resguardo y las bendiciones que brindan tu presencia y tu bendita palabra. Por favor, colma a mis semejantes de salud, alimentos, bienestar, humildad y el amor necesario para que todos podamos vivir como hermanos.