Logo Soy Carmin
Querida amiga: Gracias por cuidar mi corazón y jamás abandonarme
Buena Vida

Querida amiga: Gracias por cuidar mi corazón y jamás abandonarme

A veces te alcanzan los dedos de una mano para contar a tus buenas amigas, pero ellas, lo valen todo; amigas que construyen su nido en tu corazón y lo habitan por siempre

Por: Marisela Salazar

Querida amiga: Gracias por cuidar mi corazón y jamás abandonarme(Fuente: Unsplash)

Querida amiga: Gracias por cuidar mi corazón y jamás abandonarme | Fuente: Unsplash

Con el paso del tiempo las verdaderas amigas son menos, la mayoría suelen quedarse en el camino. Algunas amigas son pasajeras, se vuelven parte de tu vida durante un tiempo y luego se marchan, a unas recuerdas y a otras olvidas. Pero existen amigas que construyen su nido en tu corazón y lo habitan por siempre. 

Amigas que permanecen aunque no las veas tanto como quisieras, pero que cuando se encuentran, todo vuelve a ser como era entonces. Amigas que aunque estén lejos, te demuestran lo cerca que están. Amigas con las que, sin importar el tiempo transcurrido, hablas como si fuera ayer. Porque la verdadera amistad resiste el tiempo, la distancia y el silencio.

A veces, te sobran los dedos de una mano para contar a tus buenas amigas, pero ellas, lo valen todo. Amigas que te aseguran sonrisas rememorando historias que las hicieron reir a carcajadas. Amigas con las que compartes efímeros momentos de genuina felicidad que crean grandes recuerdos para la memoria.

Amigas que te escuchan para que puedas desahogarte y te aconsejan con el corazón. Amigas con las que compartes secretos, anhelos, risas y lágrimas. Amigas que te demuestran tu grandeza y lo fuerte que eres, que te permiten llorar y permanecer todo el día en cama si lo necesitas. Pero luego, te ayudan reparar tus alas rotas para que puedas continuar. 

Seguir leyendo: Jamás te rindas, cumple los anhelos de tu corazón

Amigas que son aliciente en tus días tristes y te acompañan en tus peores momentos. Amigas que te escuchan decir lo mismo una y otra vez para ayudarte a sanar.  Amigas que te alientan, te sostienen y te ayudan a reunir los trozos de tu corazón roto. Amigas que saben dibujarte una sonrisa cuando solo te apetece llorar y hacen planes contigo para cuando todo lo malo pase.

Querida amiga: Gracias por cuidar mi corazón y jamás abandonarme

Amigas que no mienten, no desgarran, no lastiman, porque tu dolor les duele. Amigas que no te juzgan ni critican pero te muestran tus desaciertos y te dicen la verdad de frente. Amigas que no necesitan confirmaciones para saber que tú no lo hiciste o lo dijiste porque conocen tu corazón. Amigas leales y valientes que te defienden, incluso, cuando tú no estás.

Seguir leyendo: Conserva la fe; siempre sale el sol, siempre

Amigas que te conocen de cara lavada y con el alma expuesta. Amigas que se ponen en tus zapatos en caso de ser necesario. Amigas que te regalan su valioso tiempo, su cariño desinteresado y su amor incondicional. Amigas que te hablan sin palabras y te conmueven con un gesto. Amigas que te quieren ver feliz, alegre, optimista y triunfadora. 

Querida amiga: Gracias por cuidar mi corazón y jamás abandonarme

Amigas que disponen su hombro y su regazo para que puedas descanzar. Amigas que siempre están dispuestas a apoyarte en cualquier disparate que se te ocurra. Amigas con las que planeas reuniones solo por el placer de verlas y disfrutar de su compañía. Amigas con las que vale la pena aventurarte sin importar a donde vayas. 

Todas las personas suelen tener un buen amigo en cada etapa de su vida y existen algunas afortunadas que lo conservan en todas ellas, hasta el final. Para algunas personas, su infancia resulta ser más larga que su vida y haber contado con buenos amigos durante ese breve soplo de vida, valió la pena. Porque un amigo es un valioso tesoro.