Logo Soy Carmin
Qué significa realmente ser la amante
Buena Vida

Qué significa realmente ser la amante

La amante, sin duda, el término más escandalosos cuando hablamos de relaciones de pareja. Pero, ¿qué significa realmente ser la amante? La infidelidad implica la responsabilidad de muchos, pero la mayoría acusa a la tercera mujer. ¿Será? 

Por: Karen Villaseñor

Qué significa realmente ser la amante(Foto Unsplash)

Qué significa realmente ser la amante | Foto Unsplash

¿Qué es lo primero que viene a tu mente cuando escuchas la palabra amante? La sociedad ha satanizado el término, es algo que no está bien, porque no cumple con las normas morales. Por lo regular, es a la mujer a quien juzgan, pues, es una manera de restarle responsabilidad al hombre en esta educación tan arraigada y machista. Pero, ¿qué significa realmente ser la amante? 

El término amante, habla de la persona que siente intensa atracción emocional y sexual hacia una persona. Sin embargo, lo hemos utilizado para etiquetar al tercer personaje que aparece en una infidelidad. ¿Por qué? Ser la amante realmente significa la mujer que ama, la que deja de lado todo, inclusive su dignidad y amor propio por seguir a un hombre. 

 

¿Qué significa ser la amante? 

En siglos pasados, la amante era aquella mujer que quería seguir teniendo sexo y amor, pero sin un compromiso. ¿Acaso ha cambiado algo? La amante es aquella mujer que si dejamos de lado prejuicios, si responsabilizamos a todas los personajes dentro de una infidelidad, porque sí, también la mujer engañada forma parte del suceso. 

Es decir, una infidelidad no ocurre de la noche a la mañana solo porque sí, en ese caso el hombre ya tenía comportamientos extra maritales o con muy pocas ganas de comprometerse en general, dentro de la relación. Si analizamos a la amante en ese caso, entonces estamos hablando de una mujer que ama con el alma, el pensamiento y la piel. 

La amante es aquella que convierte el acto sexual en un momento único, en donde dos cuerpos se encuentran para liberarse de todo. Del día a día, de la rutina, de los problemas, son dos almas satisfaciendo a sus cuerpos. Ser la amante significa amar por decisión, sin esperar nada a cambio y con el riesgo de que mañana todo se acabe. 

Un vínculo fuerte...

Sin embargo, una relación con la amante no es cualquier cosa, es un vínculo tan fuerte e inolvidable, que lo mismo dura unos meses que una vida entera.  La amante es la compañera, es una cómplice, es quien siempre está ahí cuando todo marcha mal. Esa es la razón por la que muchas de estas relacionan terminan en tragedias pasionales, son muchas las emociones que hay detrás. 

La amante no es la mujer que el hombre buscaba, es la que le presenta la vida, unos huyen, otros se atreven a amarla….

 

TE RECOMENDAMOS