Logo Soy Carmin
Qué es el síndrome de la vida ocupada
Buena Vida

Qué es el síndrome de la vida ocupada

Si sientes que todo el tiempo estás con prisa, que te la pasas corriendo y que no te da tiempo de nada, quizá padeces el ‘síndrome de la vida ocupada’; hoy en Soy Carmín te decimos de qué se trata

Por: Diana Miriam Alcántara Meléndez

Las metas y los objetivos los trazamos porque buscamos logros y satisfacciones; necesitamos crecer, aprender, madurar y superarnos, pero también es importante balancear con equilibrio qué tanto nos exigimos, recordando que el descanso y el tiempo de ocio también son fundamentales para vivir en plenitud.

Querer tenerlo todo es tan malo como creer que no tenerlo es sinónimo de fracaso o infelicidad. Hay que avanzar siempre hacia adelante, pero a nuestro ritmo y con cadencia armónica, en todo, la vida personal, el trabajo, las relaciones, los objetivos y hasta el cuidado de nuestra persona y alrededores. No se puede todo, pero eso está bien.

Puedes leer: Cómo detectar si eres pesimista y cambiarlo por optimismo

También hay alegría en relajarnos y hasta en equivocarnos, dice la psicóloga Valeria Sabater. Querer abarcarlo todo y vivir a un ritmo acelerado, sólo nos hace más mal. Es a lo que se le denomina como el ‘síndrome de la vida ocupara’ y se trata de una sensación de falta de tiempo.

Sucede cuando sentimos que siempre estamos ocupados, corriendo a contrarreloj, en estado de ansiedad y estrés, en parte propiciado por una sociedad donde la productividad se mide como si fuera nuestra única cualidad o función.

Trabajar y vivir a un ritmo acelerado, crea una desarmonía social y mental, dice Valeria Sabater, y la presencia, uso y dependencia de la tecnología no ayuda. Los dispositivos crean la sensación de que todo debe ser inmediato y a veces llevan a una falta de conexión con el mundo y la gente a nuestro alrededor.

El ‘síndrome de la vida ocupada’ es en esencia ese estilo de vida exigente y acelerado que sanciona, o causa preocupación por temor a una sanción, si la respuesta o tarea no se realiza inmediata. También por eso se le relaciona con la ‘enfermedad de la prisa’, porque habla de una presión por querer hacer todo al mismo tiempo, con rapidez.

Así mismo, ‘síndrome de la vida ocupada’ es un término que se le atribuye a un grupo de investigación CPS Research de Glasgow, que lo define como un ritmo de vida exigente, de actividad excesiva e hiperestimulación, que sólo provoca despistes, falta de concentración y olvidos. Las consecuencias negativas además son directas en la salud, por el estrés, la presión y la falta de descanso correcto.

Qué es el síndrome de la vida ocupada
Qué es el síndrome de la vida ocupada. FOTO: Unsplash

No es considerado un trastorno como tal por los médicos, pero puede representar un riesgo para la salud mental, comparte Valeria Sabater, quien dice que en caso de que la presión sea demasiada, es recomendable acudir con un especialista, como psicólogo o psiquiatra, para tratarlo. También comparte algunas posibles causas de este sentir de estar ‘siempre corriendo’.

  • La enfermedad de la prisa aparece sobre todo en entornos urbanos.
  • El principal origen es el trabajo: la presión hacia el rendimiento y el miedo al despido, por ejemplo.
  • La imposibilidad de conciliar la vida familiar con el trabajo, más la sensación de descuidar alguno de los dos.
  • La multitarea, sobre todo cuando se intentan imposibles, es también un rasgo básico del síndrome de la vida ocupada.
  • La dependencia tecnológica, especialmente, no poder desconectar de ellos, sea el celular, la computadora, las redes sociales o las notificaciones de publicaciones, por ejemplo.

Finalmente, Valeria Sabater comparte también algunos consejos de autocuidado, pues aunque la productividad es importante, darte tiempo, descansar, priorizarte y quererte, es todavía más relevante.

  • Clarifica cuáles son tus prioridades y propósitos vitales, prioritarios o primordiales.
  • Establece tiempos de descanso, sobre todo en el trabajo y ello es, no realizar tareas fuera de, pero tampoco ver mensajes o correos relacionados con tu empleo, cuando ya acabó el horario laboral.
  • Evita llenar toda tu jornada de actividades, porque no hay forma de que hagas más cosas de las que objetivamente puedes.
  • Date tiempo de una desconexión física y mental.
  • Conecta con la naturaleza tantas veces como sea posible. Un respiro es siempre bienvenido y un poco de aire libre, sol y espacio abierto, son lo mejor.
  • Cuida tu alimentación y tu cuerpo y mente. No sólo hay que descansar, también evitar el sedentarismo, haciendo deporte o realizando alguna actividad física.
Síguenos en

Temas

Foto del periodista Diana Miriam Alcántara Meléndez

Creo por completo en el poder de la palabra escrita; es por eso que estudié comunicación y guionismo. Tengo un Master en Comunicación, Periodismo y Humanidades con especialidad en Narrativa Audiovisual de la Universidad Autónoma de Barcelona. Soy amante del cine, las series, la música, la cultura popular, la literatura, la moda y todo lo que tenga que ver con entretenimiento, curiosidades y aprender cosas nuevas. Siempre tengo un dulce en la bolsa, hay sin falta un libro en mi buró y no puedo vivir sin papel y pluma a la mano para apuntar nuevas ideas.

Ver más

Comentarios