Logo Soy Carmin
Por qué tus hijos realmente creen en Santa Claus
Buena Vida

Por qué tus hijos realmente creen en Santa Claus

Una tradición milenaria que llena de luz y sentido la Navidad, al motivar la imaginación de los niños y alimentar sus sueños e ilusiones, pero te has preguntado por qué nuestros hijos creen fielmente en Santa Claus, te contamos.

Por: Janet Barragán

Por qué tus hijos realmente creen en Santa Claus(Pexels)

Por qué tus hijos realmente creen en Santa Claus | Pexels

Por qué tus hijos realmente creen en Santa Claus. Una tradición milenaria que llena de luz y sentido la Navidad, al motivar la imaginación de los niños y alimentar sus sueños e ilusiones, pero te has preguntado por qué nuestros hijos creen fielmente en Santa Claus, te contamos.

Creer en Santa Claus puede ser para muchos un tema incuestionable, una tradición que debe mantenerse viva para seguir viendo esas caritas dulces llenas de ilusión y alegría al esperar su llegada, que lamentablemente perdemos conforme crecemos. 

Por qué tus hijos realmente creen en Santa Claus. Foto: Pexels

Y aunque hay quienes deciden no fomentar esta creencia en los niños, y es un tema absolutamente respetable, expertos revelan por qué de acuerdo con la psicología, los niños creen en Santa Claus y se convierte en lo que más esperan del año y les lleva meses pensar en cómo lo esperarán, qué le pedirán y la forma de complacer el juicio que Santa Claus tiene ante el comprotamiento de los niños. 

De acuerdo con el sitio especializado Medical Express estudios recientes demostraron que los niños realmente creen en Santa Claus debido a los esfuerzos que los adultos hacemos para que los niños crean en Santa Claus, deshechando la idea de que los niños no pueden diferenciar entre la fantasía y la realidad. 

Alrededor de Santa Claus existen muchas otras cosas que permiten a los niños reforzar la idea de su existencia, tales como: la colocación del árbol de navidad, la  reunión de la familia, la cena y la cantidad de información publicitaria que encuentran por todas partes, permitiéndoles entonces creer firmemente en su existencia de lo contrario, todo lo demás no tendría sentido. 

TE RECOMENDAMOS