Logo Soy Carmin
Por qué los hombres no pueden negarse a la intimidad
Buena Vida

Por qué los hombres no pueden negarse a la intimidad

¿Eres de las que cree que los hombres piensan todo el tiempo en la acción íntima? La generalización es de las peores cosas que podemos hacer, tanto contra hombres como para mujeres. 

Por: Nancy Villarreal

Por qué los hombres no pueden negarse a la intimidad(Especial Pexels)

Por qué los hombres no pueden negarse a la intimidad | Especial Pexels

En la cabeza femenina está muy presente la idea de que los hombres solo piensan en la intimidad, en tenerla todo el tiempo si pudieran, en todos lados y con quienes tuvieran la oportunidad. Pero, si somos objetivas y pensamos en el promedio de hombres con una salud mental considerablemente protegida, también puede pasar que los hombres no quieren intimidad siempre, pero que no pueden negarse

Aquí entra otra creencia de la vida: la de que nadie hace algo que no quiere realmente; pero también es cierto que a todas y todos nos ha pasado que nos vemos orillados a concretar algo que no deseamos por mero compromiso, por mera presión social. Pues la psicología ha encontrado que es muy probable que esto también les pase a los hombres cuando se trata de la intimidad.

Puedes leer: Los tipos de intimidad que hay que cuidar en la pareja

Cuando a un hombre se le presenta la oportunidad de tener acción dentro de la habitación, ya sea con una pareja casual o con una establecida, le resulta muy difícil negarse aunque no esté del todo en el 'mood' de hacerlo. Puede ser que tanto para ellos como para las mujeres, la intimidad pueda ser vista como una obligación a la que se tiene que responder a la pareja. 

El miedo a herir los sentimientos de la pareja o el evitar la creación de tensión dentro de la interacción pueden llevarnos a las personas a tener relaciones íntimas aunque no lo queramos en cierto momento. Mientras que para las mujeres es más una presión interna (al interior de la pareja), para los hombres puede ser una más a nivel social. 

Los estereotipos heterosexuales, principalmente, colocan a los hombres en una postura demasiado centrada en la intimidad. El varón es el agente principal cuando se trata de la acción en la habitación, y hasta se les ve como el género más oportunista y con una pasión insaciable, lo que los hace mucho más hombres. 

Hombres como los poseedores de una pasión infinita.
Hombres como los poseedores de una pasión infinita. / Especial Pexels

Roles de hombres y mujeres

El tema en ambos casos está centrado en cuestiones de compromiso pero en diferentes perspectivas. Mientras que a través de la intimidad, los hombres evitan el compromiso romántico, las mujeres usan esta actividad para asegurarlo, posturas que vemos muy marcadas en los medios de comunicación, en las redes sociales y en otros materiales audiovisuales.

Algunos estudios científicos psicológicos han arrojado resultados interesantes que revelan que los hombres muy seguido fingen su interés en tener intimidad. También se encontró que a veces les cansa tener ese rol de ser siempre los iniciadores de la actividad íntima con su pareja. Situaciones como la depresión, la ansiedad y el estrés pueden influir en esa baja del deseo. 

Puedes leer: Cómo decirle a tu pareja lo que te molesta de él, sin causar conflictos

Los estereotipos respecto a la intimidad pueden tener consecuencias sociales muy duras para los hombres; por ejemplo, un varón que ha sido acosado o abusado, puede decidir no denunciar la situación por pensar que no se le va a creer o tomar en serio. Y qué decir de las consecuencias mentales y emocionales, que pueden ser exactamente las mismas que vivimos nosotras. Lo que es cierto, es que nadie ni nada nos puede obligar a hacer lo que no deseamos, a todas las personas. 

Síguenos en

Temas

  • hombres
  • Intimidad
  • Relaciones íntimas
Foto del periodista Nancy Villarreal

Nancy Villarreal

Periodista

Soy una comunicóloga mexicana de 31 años que está buscando encontrar el equilibrio y la felicidad en todos los aspectos de su vida. Apasionada de la redacción, la fotografía y la danza.

Ver más

Comentarios