Buena Vida

¿Por qué las relaciones actuales son tan inestables?

Se antepone la comodidad al amor

Por: Norma Portillo

Foto: I1.mendozapost.com

Foto: I1.mendozapost.com

Actualmente se dice que las parejas terminan una relación ante cualquier desavenencia y aunque no siempre es así para muchas es más fácil terminar con la relación que trabajar en mejorarla.

Ahora bien, te has preguntado ¿por qué sucede esto?, aquí algunas de las causas:

No estamos lo suficientemente preparados. A menudo no estamos dispuestos a llegar a acuerdos, sacrificar nada, ni ceder a amar incondicionalmente. Queremos todo de inmediato y no dejamos que nuestros sentimientos crezcan al ponerles límites de tiempo.

Confundimos el amor con otros sentimientos. No nos gusta estar solas y aburridas, por lo que buscamos una pareja para que nos acompañe al cine o a bailar y realmente poco o nada la ocupamos para que nos comprenda y apoye en el momento que la necesitamos. Es por esto que cuando termina el periodo de enamoramiento surgen los problemas ya que no estamos listas para los cambios.

Damos demasiada importancia a lo material. Con el paso del tiempo nos perdemos buscando y satisfaciendo cosas materiales y nos olvidamos del amor, ya no tenemos tiempo noi espacio para él.

Esperamos resultados de inmediato. Apenas estamos en la etapa del enamoramiento y ya queremos una relación madura, pero esta llega a través de los años al igual que el entendimiento mutuo. La mayoría de los jóvenes creen que no hay nada en el mundo a lo que se le deba dedicar tiempo y paciencia.

Somos impacientes. Hoy en día se cree que es mejor reunirse con la gente que conocerla, de tal modo que tienes muchos conocidos pero pocos amigos. Entramos a una relación y la terminamos tan rápido y sale una mejor opción. Exigimos que nuestra pareja sea perfecta, sin embargo, nosotras no lo somos.

Dependemos de la tecnología. Aunque la tecnología nos ha acercado mucho, se ha vuelto indispensable en la relación amorosa, mensajes de texto, de voz, chats y videollamadas no dejan nada para platicar en vivo. Ya no es necesario estar juntos, sabemos mucho de cada uno y ya no tenemos mucho de qué hablar.

Nos aburrimos rápido. Evitamos a toda costa la estabilidad, no pertenecemos a una sola persona, el solo hacho de sentar cabeza nos provoca miedo.

Somos libres sexualmente. Hoy en día primero se tiene sexo y después deciden si son compatibles. El sexo fuera del matrimonio se ha vuelto como algo normal, sexo amistoso, sexo libre, sexo por una noche han entrado en e vocabulario de muchos.

Usamos demasiado la lógica. Muy pocas personas son capaces de amar con el corazón superando las dificultades, el tiempo y la distancia.

Somos temerosos. No queremos sufrir y enfrentarnos a las decepciones, heridas del alma y el corazón, por lo que no nos permitimos amar de manera abierta sin tapujos ni barreras, muy al contrario construimos alrededor nuestro muros invisibles para que la gente no se nos acerque.

No valoramos las relaciones. Estamos tan decepcionados de nosotros y de los demás que no nos cuesta nada dejar ir a la persona que nos ama.

También te puede interesar:

Temas

  • mujer
  • sexo
  • pareja
  • amor
  • inestabilidad

Comentarios

Te puede interesar