Buena Vida

Pierde peso; lo que debes comer según tu tipo de sangre

Una dieta basada en el grupo sanguíneo y que promete resultados fenomenales de manera natural. 

Por: Ana Izabal

wds.h-cdn.co

wds.h-cdn.co

Para muchos especialistas que aplican su conocimiento desde una perspectiva holística, el conocer todas las características de nuestro cuerpo es muy importante para poder mantenerlo saludable. 

En el caso de la pérdida de peso, esto no es la excepción y existe un régimen de alimentación que toma como base el tipo de sangre de cada persona, para determinar la mejor forma de perder peso. 

La verdad el concepto está muy interesante y a mi me dejó con muchas ganas de ponerlo a prueba. ¿Te interesa? Entonces no te despegues de la pantalla y descubre cuál es la mejor forma de eliminar esos kilitos de más, según tu tipo de sangre. 

 

Instagram @eatright4yourbloodtype

 

Básicamente, este plan de alimentación se basa en el entendido de que el tipo de sangre determina las características genéticas de las personas y  por lo tanto, los alimentos que son de fácil digestión y de mayor provecho para el organismo. 

TIPO O

Este grupo sanguíneo es considerado el más antiguo de la civilización. Pertenecía a los primeros cazadores y por lo tanto, presenta una tolerancia alta a las carnes rojas porque produce más enzimas para digerir proteínas, que otros tipos de sangre. 

Si tu tipo de sangre es O, tu dieta debe estar conformada principalmente por proteínas, por lo que se basará en mariscos, carne roja, pollo, cordero, étc. y por vegetales como el brócoli, espinacas y algas marinas. Para un tipo O los lácteos ni los carbohidratos son esenciales, por lo que debes comerlos en cantidades muy pequeñas.

 

Instagram @eatright4yourbloodtype

 

TIPO A

El tipo A por el contrario, es quien tiene menos capacidad para digerir alimentos ricos en proteínas animales. Esto se debe a que las personas pertenecientes a este grupo sanguíneo, producen muy poco fosfato alcalino intestinal.

Para este grupo, los alimentos más provechosos son todos los alimentos naturales, frutas, verduras y una variedad amplia de granos enteros. Básicamente se trata de una dieta vegetariana, pero si no te agrada la idea de eliminar por completo las proteínas animales, trata de comer sólo aquellas de fácil digestión, como pescado y pollo sin mucho condimento. 

También se recomienda que reduzcas la ingesta de cafeína y alcohol, pues tu estómago no puede digerir bien estos complementos. 

 

Instagram @eatright4yourbloodtype

 

TIPO B 

Sus orígenes se remontan al continente asiático y es muy común encontrarla en lugares como China, India y el Himalaya. Las carnes y los lácteos funcionan de maravilla para ellos, así como los vegetales y las frutas. Se recomienda que eviten los carbohidratos en su mayoría, dejando de lado el trigo, el maíz y la mayoría de las semillas, ya que su alimentación se basa en proteína y lácteo, el añadir carbohidratos solo ocasionaría una mala digestión. 

También pueden añadir té verde y huevos a su alimentación diaria. 

 

Instagram @eatright4yourbloodtype

 

TIPO AB

Este tipo de sangre es el más reciente, se desarrolló a partir de la adaptación de las personas a un estilo de vida moderna, básicamente están capacitados para comer todos los grupos alimenticios, desde proteínas, lácteos y carbohidratos. A su vez puede ser el más retador, pues debido a su capacidad de consumir casi todos los alimentos, existe una tendencia a subir de peso si no se tiene un balance entre todos los alimentos. 

 

Instagram @eatright4yourbloodtype

 

Este programa de alimentación fue desarrollado por el Dr. Peter D’Adamo y es conocido como "Eat Right 4 Your Type" (come bien según tu tipo de sangre) y se ha vuelto muy popular entre celebridades y modelos. Aunque muchos aseguran sus inegables resultados, otros dicen no estar tan convencidos de reducir la dieta a ciertos alimentos solamente, al final de todo, dependerá de ti ponerlo a prueba, así como identificar qué grupos de alimentos son más provechosos para ti. 

En lo personal, yo soy sangre tipo A y después de leer esto, puedo coincidir en el sentido de que JAMÁS he sido fanática de las carnes rojas y los lácteos, pues son las principales causas de mis problemas digestivos, así que este plan de alimentación no me parece tan mala idea para aplicarlo.

¿Qué opinan ustedes, chicas? ¿Se atreverían a ponerlo en prueba?

 

Esto puede gustarte: 

 

Temas

  • Buena Vida
  • Mujeres
  • Dieta
  • Tipo de Sangre
  • Adelgazar

Comentarios

Te puede interesar