Logo Soy Carmin
Perdónate, haz las paces contigo misma, lo mereces
Buena Vida

Perdónate, haz las paces contigo misma, lo mereces

Tienes una vida llena de posibilidades. Aprovecha tu vida. Vívela bien porque no hay marcha atrás. La vida es un regalo maravilloso y cada amanecer te brinda una oportunidad para ser mejor

Por: Marisela Salazar

Perdónate, haz las paces contigo misma, lo mereces(Fuente: Pixabay)

Perdónate, haz las paces contigo misma, lo mereces | Fuente: Pixabay

Perdónate por dejarte en último lugar infinidad de veces sabiendo que eres lo más importante que tienes. Perdónate por no tener tiempo para ti. Perdónate por poner tu salud como un pendiente y no como una prioridad. Perdónate por no verte al espejo cada día y sentirte inmensamente orgullosa de ti.

Perdónate por no ser más amable contigo misma. Perdónate por no tenerte paciencia, por ser tan ruda cuando se trata de ti y juzgarte sin clemencia. Perdónate por no hacerte caso y tropezar con la misma piedra una y otra vez. Perdónate por no aprender de tus errores. Perdónate por no alejarte a tiempo de todo aquello que te lastimaba.

Perdónate por no gastar en ti lo que sin reparo derrochaste en otras personas, incluso, en quienes no lo merecían. Perdónate por hacerte pedazos para completar a otros. Perdónate por ayudar a los demás a cumplir sus sueños a costa de los tuyos. Perdónate por no creer en ti, por no sentirte capaz. Perdónate por no ser más valiente.

Perdónate por haber hablado de más y también por todo aquello que callaste. Perdónate por los corazones que heriste. Perdónate por ese adiós que no dijiste. Perdónate por el te amo que jamás pronunciaste aún cuando tu corazón te pedía a gritos que lo hicieras. Perdónate por amar a medias.

Seguir leyendo: Espabílate y vive, porque a pesar de todo la vida es maravillosa

Perdónate por valorar muy tarde los momentos que realmente valían la pena. Perdónate por no vivir plenamente cada día. Perdónate por no amarte lo suficiente. Perdónate por no sentirte bien estando únicamente con tu compañía. Perdónate por no cuidarte como el valioso tesoro que eres. Perdónate por quejarte tanto.

Perdónate por confiar en esos falsos amigos que te traicionaron y te dieron la espalda cuando se te desmoronó la vida. Perdónate por no haber estado en los peores momentos de quienes te demostraron su lealtad. Perdónate por vivir indiferente al resto del mundo. Perdónate por no ayudar a tus semejantes cuando más lo necesitaban. Perdónate por ser egoísta. 

Seguir leyendo: Trátate bien, enorgullécete de ti misma y ámate mucho

Perdónate por no dormir lo suficiente para tener dulces sueños. Perdónate por irte a la cama sin agradecer a Dios por todas las bendiciones que puso en tu camino. Perdónate por las lágrimas que derramaste durante largas noches por personas que no las merecían. Perdónate por entregar tu corazón a quién lo rompió en mil pedazos.

Perdónate por no esforzarte por ese empleo que tanto anhelabas. Perdónate por abandonar tus sueños en un baúl. Perdónate por no sonreír. Perdónate por no escuchar tu música favorita y por dejar de bailar. Perdónate por no comer esa comida que tanto te apetece. Perdónate por no viajar a esos lugares de ensueño que tanto deseabas.

Perdónate y comienza de nuevo. Ámate, cuídate, respétate, trátate bien y enorgullécete de ti. Jamás olvides lo valiosa y lo fuerte que eres. Tienes una vida llena de posibilidades. Aprovecha tu vida. Vívela bien porque no hay marcha atrás. Disfruta cada instante. Contempla. Aventúrate. Espabílate. La vida es un regalo maravilloso y cada amanecer te brinda una oportunidad para ser mejor.