Buena Vida

Patricia; una víctima más de violencia

Su historia es conmovedora y frustrante

Por: Norma Portillo

Patricia; una víctima más de violencia

Patricia; una víctima más de violencia

Patricia Bautista, madre de dos menores y estudiante de bachillerato desapareció misteriosamente a principio de junio del año pasado. Esta joven de 28 años fue víctima de abuso de un perverso secuestrador al que se le pagó 17 mil pesos para que la matara.

Su historia es muy conmovedora y sobre todo nos dice el grado de impotencia que sufre todavía una mujer. "En cualquier sitio que voy, ante cada funcionario que me atiende debo repetir una y otra vez las atrocidades a las que fui sometida. Los ojos de algunos de ellos no muestran piedad e incluso me ven, tal vez, culpable de mi ausencia forzada", aseguró la joven.

Mordidas en la espalda

 

"No puedo saber por qué tanto silencio, ellos no pueden entender que jamás me alejé de mis hijos y que fui y sigo siendo la víctima de un perverso sexual, quizá un criminal en potencia, un exconvicto empleado de un político de San Lorenzo, a quien tuve que suplicar por mi vida, entregarle mi cuerpo y reducirme a la servidumbre para tener tiempo y una esperanza de volver con lo que más amo", comentó Patricia.

La joven muchacha comentó que su captor de nombre Luis Esteban Ruiz, la amenazaba con terminar con sus hijos y con su madre si intentaba huir.

"Nunca creyó que yo me iba a mantener escondida. Por eso me castigó con todos los elementos que tenía a mano, incluso con una linterna", relató.

"Me hizo acostar sobre clavos que tiraba en el suelo y luego, antes de violarme, me levantaba de los cabellos arrancándome mechones día tras día. Después del 15 de junio, cuando comprendí que me iba a matar, le supliqué que me 'perdone' la vida, le dije que hiciera de mí lo que quisiera y que yo le iba a responder aún en su más loca pesadilla", añadió.

"No me creyó y desde entonces me ataba de pies y manos, como estaqueada a la cama, desde las 9 de la mañana a las 6 de la tarde, cuando comenzaba con sus sádicas prácticas. Él disfrutaba con mi dolor, con mi esclavitud, con la supuesta fidelidad a mi palabra. Durante días no me dio de comer, otras veces compartí con sus hermanas la mesa, donde ellas miraban el estado calamitoso de mi rostro, las heridas de mi cuerpo y no decían nada", afirmó.

Patricia muestra su cuerpo violentado

 

"No las entiendo, no son mujeres al parecer, por eso ahora, lejos de mi calvario, exijo que sean detenidas por complicidad de todo el daño que me hicieron", dijo quebrada por los recuerdos.

Tras una llamada que hizo Patricia a su hijo de 12 años, la mujer fue hallada por la policía. Al llegar la patrulla donde se encontraba con su captor, la joven no pudo más y rompió en llanto.

Patricia acusó a la pareja de su exmarido de haberle pagado 17 mil pesos al captor para que la hiciera desaparecer.

Aunque el captor fue detenido. Hoy Patricia sufre las secuelas de su cautiverio y para ella no hay médico ni sicólogo ni asistencia para la víctima. "A pesar de estar viva soy 'una menos'", se quejó.

Con información e imágenes de Eltribuno.info

También te puede interesar:

 

Temas

  • mujer
  • violencia
  • género
  • maltrato
  • víctima

Comentarios

Te puede interesar