Logo Soy Carmin
Pareja: la importancia de la responsabilidad afectiva
Buena Vida

Pareja: la importancia de la responsabilidad afectiva

Ser consciente de que nuestras acciones pueden tener consecuencias en las emociones de las otras personas, es una habilidad indispensable en las relaciones de pareja y de cualquier tipo. Aprende a practicar la responsabilidad afectiva. 

Por: Nancy Villarreal

Pareja: la importancia de la responsabilidad afectiva(Especial Pexels)

Pareja: la importancia de la responsabilidad afectiva | Especial Pexels

Conceptos como el amor romántico, las relaciones monógamas y la responsabilidad afectiva han tomado auge en los últimos años, derivadas de las revoluciones sociales e ideológicas principalmente de parte de las mujeres. Las teorías feministas han logrado que nosotras deconstruyamos algunas de las creencias más arraigadas que se nos inculcaron respecto a la pareja. 

Cuando se habla de relaciones interpersonales, la responsabilidad afectiva es algo necesario para su buen desarrollo, pues la base de estas interacciones son las emociones y los sentimientos. Para que se diga que somos personas responsables a nivel afectivo, debemos contar con dos habilidades principales: la comunicación y la consideración de las emociones del otro. 

Además, dentro de la pareja deben practicarse conceptos como la empatía, el respeto y el cuidado, para que se considere que se vive bajo una atmósfera responsable de las emociones de cada uno. Vale la pena entonces, ahondar mucho más en lo que es la responsabilidad afectiva y lo que se necesita para alcanzarla realmente.

La responsabilidad afectiva...

está basada en el consenso, el cuidado y el diálogo sobre lo que se siente y las emociones que se experimentan en el contexto de una relación de cualquier tipo, no solamente de una pareja. Cuando hablamos de cuidar, nos referimos a procurar escuchar a la otra persona y acompañarla en el camino que está llevando, teniendo siempre presente sus emociones. 

Puedes leer: Los apodos más cariñosos para tu pareja

Si lo que queremos es entablar vínculos sanos y duraderos, no podemos dejar de ser responsables emocionalmente. Pero no solo se trata de escuchar y actuar previsoramente, sino también consiste en hacernos responsables de nuestras acciones que pueden influir en el otro. Se trata de pensar en nuestra pareja, amigo o familia antes de hacer algo que pueda dañar sus sentimientos. 

La responsabilidad afectiva entonces también nos ayuda a recordar que debemos ser conscientes de que todos nuestros actos presentados en el contexto de nuestras relaciones amorosas o de amistad, van a tener una consecuencia positiva o negativa. Esa propuesta aparece en un momento de la sociedad en el que se está luchando contra las expectativas falsas de la interacción social. 

No al amor romántico

El reconocimiento de la responsabilidad emocional ha servido de arma para luchar contra la idea del amor romántico, que a la larga suele ser muy dañino a nivel psicológico tanto para hombres como para mujeres. Y no, lo que propone esta consciencia no es anteponer siempre los deseos del otro a los nuestros, se trata solamente de recordar que nuestras acciones impactan en los demás, sobre todo en la pareja.

Cómo practicar la responsabilidad afectiva

Comunicación asertiva: Consiste en saber expresar de manera clara y honesta lo que queremos, lo que nos disgusta, lo que sea que sintamos. Establecer acuerdos: No importa que sea una relación de pareja, de amistad o familiar, llegar a acuerdos siempre va a ser la mejor forma de resolver los problemas porque se van a establecer límites de lo que se tiene permitido y lo que no. 

Involucramiento mutuo: No se debe olvidar que para que se dé una interacción, se requiere el compromiso de las dos partes que la forman. La responsabilidad afectiva está ligada con la empatía, la habilidad de ponerse en el lugar del otro.  Todas las relaciones tienen complicaciones: No se pueden evitar los desacuerdos o malentendidos entre dos o más personas y eso no hay que olvidarlo. De nada sirve evitar el conflicto, se debe solucionar a través de la comunicación y con acuerdos. 

Puedes leer: Lo que caracteriza a una pareja tóxica

La responsabilidad afectiva en una relación de pareja o cualquier otra naturaleza va a facilitar la solución y superación de los conflictos. En un contexto social saludable, los problemas de hecho llegan a ser algo benéfico pues se convierte en una oportunidad para mejorar juntos.

Pareja: la importancia de la responsabilidad afectiva
Pareja: la importancia de la responsabilidad afectiva

 
Síguenos en

Temas

Comentarios