Buena Vida

Para ser más feliz debes ser más egoísta

Nos educaron con la idea de que el egoísmo es negativo, pero... ¡todo es mentira! La felicidad radica en primero tú y al final tú.

Por: Jasiel Armenta

Para ser más feliz debes ser más egoísta

Para ser más feliz debes ser más egoísta

Aceptémoslo, nos han inculcado que pensar en ti mismo antes que en los demás era malo, en que servir al prójimo es más importante que tus propios deseos, en resumen todos antes que tú. Pero es momento de deshacernos de esas ideas tradicionalistas que no te dejan ser feliz.

La doctora Marisa Navarro, doctora en Medicina, máster en Gerontología y Salud por la Universidad de Alicante y especialista en Trastornos del Sueño por la Universidad Complutense de Madrid, dice en su libro 'El efecto tarta' (pastel) que nos indica las claves para ejercitarnos en el 'egoísmo positivo'.

Primero tú, después tú, a lo ultimo tú. Foto: rakham-lerouge.tumblr

 

La especialista dice:

Aquello que tú no te des, no te lo va a dar nadie, y aunque te lo den otros, si tú no te lo has dado antes, o no te va a llegar o no lo vas a poder sentir en su plenitud. En definitiva, si tú no te quieres, el amor de los demás o no te llega o lo hace con dificultades.

El egoísmo positivo se convierte así en la clave de la felicidad, un egoísmo sano que suponga quererse a los demás como a uno mismo, sin sentirse culpable.

Navarro nos propone cinco preguntas para empezar a presentarnos la atención que necesitábamos desde hace años:

¿Qué es lo que yo quiero?

¿Qué es lo que a mí me gusta?

¿Qué es lo que a mí me sienta bien?

¿Qué es lo bueno para mi vida, mi salud y mi bienestar en todos los sentidos?

¿Qué necesito? (una pregunta que nos interpela más allá de lo básico).

La felicidad existe y está en tus manos. Foto: Hellen Van Meene

 

No es sencillo para nadie, pero tienes que empezar hacértelas porque, debes empezar por cuidarte a ti misma y hacerlo ¡YA!

Porque si este abandono de ti mismo se mantiene en el tiempo, puedes desarrollar un trastorno de ansiedad, depresión e incluso enfermedades físicas.

Cuidar de ti y atender tus necesidades fomentará una buena autoestima y por ende atraeras a muchas personas, por la felicidad que irradias, pero igual puede que se alejen de ti porque les conviene más tu 'sumisión'.

Ten en cuenta algo, y es que los que se queden y acepten ese cambio en ti, y los que no sólo lo acepten, sino que lo aprecian, son las personas que merece la pena que se queden en tu vida. Explica Marisa.

Elige ser feliz. Foto:ihateblonde

 

Si tú no eres feliz, no puedes hacer feliz a nadie; si te quedas estancada en la frustración de no pensar en ti, acabarás llena de rencor y resentimiento, ahuyentando a todos. Y no tengas miedo a pensar demasiado en ti, no se te va a salir de las manos.

Querernos, cuidarnos y atender nuestras necesidades, hace que estemos alegres y felices, nos convierte en personas más creativas, y eficientes, y genera la mejor versión de nosotros mismos, y eso es lo que tendremos para dar a los demás. Cuenta Navarro.

Piensa en positivo con estas maneras de alejar los pensamientos dañinos

Vigila lo que piensas

Elige lo que te conviene pensar por encima de todo. Por ejemplo: elimina las películas de pensamientos negativos buscando actividades físicas, pasa tiempos o frases positivas y luego, céntrate en pensar en las cosas buenas de la vida.

Cómete el primer trozo de pastel. Foto: Hellen Van Meen

 

No discutas

Cuando se puede dialogar opiniones con el otro, nos beneficia para preparar nuestros argumentos. Pero cuando no se coincide, no te metas en discusiones. Piensa ¿por qué estoy discutiendo? ¿Vale la pena? ¿A dónde me va a llevar esto?. Dialogar no es competir, si no se llega a un acuerdo.

Actúa

Es necesario salir de la zona de confort para encontrar la pasión y para que se desarrollen conexiones neuronales nuevas que te den más vida. Y, claro, en esta acción se incluye hacer ejercicio, no solo por nuestro bienestar físico sino para que se generen endorfinas, que mejoran nuestros ánimos.

Hablate bien

No nos maltratemos, nada de decirnos "¡estás tonto!, ¡cometiste una estupidez!". Con los demás eres suave, ¿y tú? Trátate con respeto, admírate, olvídate de los "debería" y los "tengo que" y háblate con términos como preciosa, genial, bonita, estupenda...

Suelta

Seguimos arrastrando cosas del pasado que no nos convienen y ¿para qué? ¡Suelta! Tu cerebro se ha acostumbrado a pasar por ese camino fácil y transitado, pero deja de hacerte daño. Suelta cosas innecesarias y haz espacio en tu cabeza para cosas realmente importantes

Vuelve a ser una niña

Las niñas son más inocentes, empáticas, tiernas ¿Por qué no volver a ser una niña? Ve por la vida sin juicios preconcebidos, recupera la curiosidad por el mundo y no tengas miedo de fracasar ni a decir lo que piensas.

Sobre todo que de niños no nos sentimos culpable de tener una paleta y no compartirla, porque queremos todo el dulce para nosotros. Así que regresa a la infancia.

Esto te puede interesar:

Temas

  • Egoista
  • Mujer
  • La felicidad es ser egoista
  • Estudio
  • Doctora
  • Marisa Navarro

Comentarios

Te puede interesar