Logo Soy Carmin
Nunca ruegues por el amor de un hombre, aunque sea el padre de tus hijos.
Buena Vida

Nunca ruegues por el amor de un hombre, aunque sea el padre de tus hijos

Muchas veces nos cuesta dejar ir la vida que pudo ser, especialmente cuando hay hijos de por medio y nos pesa quitarles esa parte del corazón, pero rogar por migajas de amor es la peor lección que podemos darles

Por: Brenda Colón Navar

Nunca ruegues por el amor de un hombre, aunque sea el padre de tus hijos.(Pexels)

Nunca ruegues por el amor de un hombre, aunque sea el padre de tus hijos. | Pexels

Nunca ruegues por el amor de un hombre, aunque sea el padre de tus hijos no vale la pena insistir en algo que ya no siente. Las apariencias no sirven de nada y quedarte ahí solo te hará perder la dignidad y romperá el corazón de tus hijos. 

Descubrir un engaño es una de las peores cosas que podemos vivir, más cuando el amor nos ha hecho creer en un gran futuro, en una vida donde nos vemos como una familia que puede vencer el tiempo y los desacuerdos, en ese momento todo se cae a pedazos y aunque ya no queremos ni verle, nos parte el corazón pensar en los niños. 

He conocido a muchas mujeres que a pesar de todo se quedan, que insisten en que es por el bien de los hijos, sin darse cuenta de que es una de las peores lecciones de vida que pueden darles, les enseñan a soportar engaños, a creer que se puede llevar una doble vida sin consecuencias, que está bien engañar y lastimar por egoísmo.

Y es que un hombre que sabe cumplir sus promesas no lastima así, un hombre que ya no te ama pero por lo menos te respeta precisamente por ser la madre de sus hijos, se arma de valor y se va antes de lastimarte para que ellos siempre te vean entera, para que ellos no sepan sus fallas.

¿Sabías que rogar no sirve de nada? ¿Sabías que rogar solo le demuestra que puede hacer contigo lo que sea? Por amor propio no lo permitas y por amor a tus hijos también, pues tus hijos merecen lo mejor de ti y de él.

No te engañes pensando que rogar por amor y por el bien de tus hijos será un secreto, los hijos siempre se dan cuenta de las cosas, se dan cuenta cuando tu corazón llora aunque tengas una sonrisa en el rostro, se dan cuenta cuando no puedes dormir y las lágrimas se acumulan en tu almohada aunque ellos duerman como angelitos. 

Nunca ruegues por el amor de un hombre, aunque sea el padre de tus hijos. Pexels
Tu ejemplo siempre dejará marca en tus hijos, ¿qué les estás enseñando?

Una madre jamás ruega, una mujer que se ama a sí misma tampoco

Que no ruegues no quiere decir que no duele, no te equivoques, pero implica que entiendes que vales mucho, que él ya no está a tu altura y que no mereces lo que está haciendo, que este es un trago amargo y que ese vacío que él ha dejado, lo llenarás con algo mejor, puede o no ser otro amor, pero lo que es seguro es que tu vida cambiará. 

Por amor a tus hijos no ruegues al hombre que ya no está a tu lado, pues aunque físicamente compartan la casa y la cama, su mente y su corazón se han ido, no te podrá amar a ti y hasta verá con pesar a sus hijos, haciéndolos dudar de ellos mismos, ¿piensas provocarles ese dolor? 

Un hombre que realmente se considera padre no falta a sus promesas y aunque ya no te ame, hace lo posible por estar presente en la vida de sus hijos, por ayudar a que nada les falte, por no perder autoridad y seguirlos guiando en la vida, pero si ese engaño, ese otro cuerpo le ha hecho perder la cabeza, es mejor que se vaya antes de lastimarlos más. 

Nunca ruegues por el amor de un hombre, aunque sea el padre de tus hijos, porque solo así tus pequeños aprenderán a ser fuertes, a caminar con la frente en alto y a ser rectos, fieles a sus promesas, a la familia que podrían tener en unos años, a reconocer en su madre a una gran e inolvidable mujer.

Visita nuestro canal de YouTube