Logo Soy Carmin
No soy mamá y papá, solo una gran madre.
Buena Vida

No soy mamá y papá, solo una gran madre

No necesito esforzarme para llenar un lugar que no quisieron tomar. Mi hijo merece todo mi amor, lo mejor de mí 

Por: Brenda Colón Navar

No soy mamá y papá, solo una gran madre.(Unsplash)

No soy mamá y papá, solo una gran madre. | Unsplash

He escuchado de muchas mujeres dicen que ellas hacen la labor de madre y padre, que se desviven diciendo lo peor del padre de su hijo y aunque quizá les da paz, no piensan en lo que el niño siente. Yo simplemente no soy mamá y papá, solo una gran madre.

El hombre que abandonó a mi hijo ha tratado de ir y venir, pero mi hijo no se merece las sobras de su tiempo y su amor, ni siquiera las sobras de su dinero. Sé que es su responsabilidad, pero en casa me enseñaron que a fuerzas las cosas jamás salen bien. Prefiero esforzarme y ser yo quien le dé todo lo que necesite. 

Sí, mi hijo me hace preguntas, más cuando ve a los papás de sus amiguitos en el colegio, pero yo soy honesta, simplemente le digo que papá no está. Algunas otras veces ha preguntado por qué y le digo “no lo sé”, porque entiendo que quizá no me amó, pero su hijo es otra historia.

Mi hijo no necesita un papá a medias 

Cuando supo del embarazo se fue, cuando el niño nació a los pocos meses dijo que quería conocerlo y le mandé una foto, le dije que si quería ser parte de su vida haríamos un acuerdo legal y volvió a desaparecer. Cuando mi hijo cumplió dos años llegó con un regalo, pero mantuve mi postura, quería un acuerdo de derechos y obligaciones o nada, no quiso.

Así ha vuelto algunas veces, se le llena la boca diciendo que tiene derechos, pero no le gusta que le recuerde sus obligaciones y no me importa, mi hijo no es un juguete que ve cuando está de buenas o cuando se acuerde de él. Si va a estar quiero que realmente lo haga y que no sea solo cada vez que se acuerde de él o se sienta solo porque ha tenido un mal día.

No me interesa llenar su lugar, suficiente hago con el mío, con contar cuentos antes de dormir, planear aventuras submarinas en la hora del baño, pensar en qué haré de comer para que mi hijo no se ponga terco y deje el plato limpio.

No soy mamá y papá, solo una gran madre. Unsplash

No tengo tiempo de ser papá, quisiera que el día tuviera más horas, porque aún con lo importante que es mi hijo quiero tiempo para mí, ser papá no está en la lista. Claro que sería lindo compartir la aventura con alguien, que supiera lo inteligente y amoroso que es ese pequeño niño, pero eligió perdérselo y tendrá que vivir con las consecuencias. 

A veces nos duele decirle la verdad a los niños, olvidamos que son muy inteligentes y que se dan cuenta de todo, aún a su corta edad, cada año les da una pieza y conforme crecen arman todo el rompecabezas. Yo estoy en paz y si mi hijo decide un día realmente buscar a su padre, será su decisión.

No necesito envenenar el corazón de mi hijo hablando mal de su padre, no quiero que se sienta sucio, no quiero que se sienta parte de él, sabe que le dio la vida y lo agradece, pero no quiero lastimarlo odiando a una parte de él.

No tengo tiempo de ser papá, pero ser mamá es mi vida entera.

TE RECOMENDAMOS