Logo Soy Carmin
Ser infiel cuesta caro. FOTO: UNSPLASH
Buena Vida

No es que seas fiel, es que eres pobre

De acuerdo a la hipótesis del sexólogo Manuel Matheo, la fidelidad depende del estado socioeconómico de la persona

Por: Bonita Haro

Ser infiel cuesta caro. FOTO: UNSPLASH

Ser infiel cuesta caro. FOTO: UNSPLASH

Muchos piensan que la infidelidad puede llegar a suceder en una pareja en la que ya no existe el amor, o donde se apaga la llama del amor. Otras personas culpan al hombre alguien de ser infiel por naturaleza, y no importando el tipo de relación que tiene o el tiempo que lleva con alguien, tarde o temprano será infiel. Sin embargo, de acuerdo a un estudio, la infidelidad va ligada a otro factor: la economía. Según un sexólogo, cuando alguien no engaña a su pareja, no es que sea fiel, es que es pobre.

Fidelidad y economía. FOTO: UNSPLASH

Para Manuel Matheu, el presidente de la Sociedad Española de Intervención en Sexología, el verdadero motivo por el que un hombre no es capaz de mantener una relación extramarital, se debe a sus finanzas.

"Los ricos no son monógamos, como muchos monógamos secuenciales (quienes tienen una pareja detrás de otra”

Los que no somos ricos no podemos divorciarnos ni experimentar porque nos conllevaría un enorme desembolso económico. Y no, la poligamia tampoco sale rentable”, estableció.

No conviene

Ante la teoría del especialista en sexología, el costo de un divorcio va a depender de la complejidad del mismo, y del propio valor a repartir según la sociedad económico conyugal. La tenencia de hijos, de un patrimonio en común pendiente de liquidar o una pensión de desequilibrio conyugal, son factores que pueden dificultar y encarecer el proceso.

Por lo regular, el costo de un divorcio en México va desde los 5 mil hasta los 30 mil pesos, dependiendo el caso. Esto, se refiere solo al trámite, por lo que el desembolso total podría incluir los costos judiciales, abogados, pensión, etcétera.

Además, el separarse de su pareja implica que tendrá que hacer su vida en otra casa, con otros gastos, como agua, luz, teléfono, internet, gasolina, etcétera, por lo que el gasto sigue subiendo.

La sociedad orilla a ser fieles

Además de la supuesta naturaleza infiel de los hombres, Matheu refiere que la realidad es que las personas mantienen su fidelidad a su pareja, no porque les nazca, sino porque la sociedad así lo ha impuesto..

Según datos recopilados del atlas etnográfico del antropólogo George P. Murdock, e investigaciones de campo en 66 países, el 80% de las sociedades son poligínicas y poliándricas, indistintamente.

"La cultura occidental ha contaminado a muchísimas otras culturas y ha extendido la monogamia por el mundo", sentencia el sexólogo, “El ser humano ha olvidado su naturaleza”.

Entre la naturaleza de infidelidad, y la falta de dinero para ejercerla, existe un común denominador, según el especialista: el desgaste.

¿Cómo es esto? La comparación que Matheu puede hacer, es con los animales monógamos, como el lobo gris, los pingüinos o las cigüeñas, que mantienen esa relación social de pasar toda su vida con solo una pareja, por el trabajo que les costó cortejarla y reproducirse al año, y además, el aseguramiento de la supervivencia de su cría.

En los humanos, es algo parecido, pues el desgaste que menciona el sexólogo viene a coadyuvar a que sigan con su pareja, como lo son los achaques de la edad, la pérdida de las condiciones físicas, y la búsqueda de la paz; es decir, prefiere evitar la fatiga.

TE RECOMENDAMOS