Logo Soy Carmin
No basta con que vuelvas, nunca debiste haberte ido.
Buena Vida

No basta con que vuelvas, nunca debiste haberte ido 

Sé que no soy tu dueña, que en el amor hay libertad, pero también sé que quien verdaderamente te ama no te abandona y te habla con la verdad aunque su vida pase por una tormenta

Por: Brenda Colón Navar

No basta con que vuelvas, nunca debiste haberte ido.(Pexels)

No basta con que vuelvas, nunca debiste haberte ido. | Pexels

No basta con que vuelvas, nunca debiste haberte ido. Te lo digo así corazón, porque aunque me da gusto que te sientas mejor, que hayas aprendido a valorar lo que teníamos, tu partida me hizo ver que estoy mejor sin ti. 

No lo negaré, a veces extraño lo que tuvimos, pero recuerdo cómo fue vivir con el corazón roto cuando te fuiste y cómo tuve que lidiar con tus dudas, tus inseguridades, tus miedos. Me hubiera gustado que desde un principio fueras honesto, que dieras lo mejor de ti a nuestro amor y no que ese fuera el escenario para que estallaras por lo que no quisiste aceptar antes. 

No sé cuántas veces me dijeron “si amas a alguien déjalo libre, si regresa es tuyo, si no nunca lo fue”, y aunque tiene sentido, sigo sin entender por qué tuviste que irte en primer lugar, por qué tuviste que lastimarme así. Creo que si ahora te aceptara, sería echar por la basura lo que aprendí, lo que sufrí y lo mucho que cambié en este tiempo donde tuve que hacer mi amor a un lado, mi amor propio está en primer lugar. 

Creo que es muy simple, quien ama jamás se va. No es fácil, el amor es una elección diaria y hay días donde uno o el otro no damos lo que nos toca, donde sentimos que el mundo nos come y estallamos, pero aún así el otro se queda, no se da por vencido ni pierde la fe en el “nosotros”

Lo admito, sé que yo pude ser mejor, que pude hacer muchas cosas diferentes, pero elijo quedarme con eso, con lo que aprendí, elijo no verte como un error sino como una persona que tenía que llegar a mi vida para hacerme aprender todo esto, no te tengo rencor y esa es mi mejor forma de dejarte libre, de no cargar con resentimientos y enfocarme en lo bueno.

Simplemente es tarde, debiste aprovechar la oportunidad cuando había tiempo

Tal vez te aceptaría si no supiera que hice todo lo posible para que no te fueras. Te escuché, te dije que podíamos superarlo, que podíamos trabajar en ello y ser más fuertes pero tu cobardía no te permitió ver que esa lucha era más fácil con compañía. 

De nada sirve que llores o que ruegues, mucho menos que me amenaces, eso me demuestra que aunque reconoces que fui lo mejor que te pasó, sigues sin saber ser un equipo y así yo no puedo construir una vida contigo. Esa es otra regla del amor, quien te ama respeta tus decisiones y si no sabes respetar las mías, no tienes nada que hacer a mi lado.

No basta con que vuelvas, nunca debiste haberte ido. Pexels
Las disculpas no sirven cuando ya te rompieron el corazón.

Espero que esta experiencia te permita ver que tú también puedes ser mejor, de corazón te deseo que seas feliz porque sé que lo que deseo para otros es lo que llega para mí y no gana nada buscando que sufras como yo lo hice, la respuesta para sanar el dolor jamás es provocar más sufrimiento. 

No basta con que vuelvas, nunca debiste haberte ido y lo que buscas ya no está, no podemos ser como antes porque yo cambié y la verdad me agrada la persona que soy, valoro lo que aprendí y hoy tengo más claro lo que no puedo aceptar en un compañero, que te vaya bien...