Logo Soy Carmin
Mentiras que no debes decirle a tus hijos
Buena Vida

Mentiras que no debes decirle a tus hijos

La crianza de los hijos no es fácil, pero sin duda el principal ejemplo de vida lo aprenden desde casa, por lo que es importante poner atención a cómo nos dirigimos hacia nuestros hijos, pues ellos aprenden de nosotros más de lo que pensamos.

Por: Wendy González

Mentiras que no debes decirle a tus hijos(Unsplash)

Mentiras que no debes decirle a tus hijos | Unsplash

Al educar a nuestros hijos fácilmente podemos perder los estribos y una forma muy fácil de salir de los apuros malamente es decir mentiras con mucha frecuencia con la finalidad de obtener paz o tranquilidad dentro de casa. Sin embargo, a la larga estas mentiras lastiman a nuestros hijos de forma emocional y que sin duda, dejan una marca en los pequeños de la casa que crece con ellos en su etapa adulta.

Por lo que es importante, estar atentos a lo que decimos a nuestros hijos. Debido a que las palabras tiene un gran impacto en su salud emocional.

Si no haces lo que te digo, te llevará alguien malo

Un grave error por parte de los padres cuando buscan que sus hijos les hagan caso y los respete como figura de autoridad es que buscan un recurso que los ayude de forma inmediata, y puede que al principio un niño pequeño crea que si no hace lo que mamá y papá dicen, alguien malo vendrá por él pero una vez que se dé cuenta perderás todo credibilidad.

Eres lo peor

En más de una ocasión los padres sienten frustración, por lo que en muchas ocasiones lo que sale de su boca es solo cosas que no pensamos en realidad y no pensamos en la consecuencia que esto podrá tener en la mentalidad de tu hijo. Así que si alguna vez le has dicho a tu hijo que es lo peor, es un inútil o simplemente lo haces menos frente a alguien más es porque seguramente lo has hecho en un arranque de enojo y no porque realmente lo sientes.

Seguir leyendo: Signos de que a tu hijo le falta amor

Así que sino rectificas esas acciones seguramente terminara pensando que lo dices es verdad, lo que sí es un grave problema que afecta su autoestima en su vida de adolescente y desde luego en su etapa adulta.

Te podría interesar: Tus hijos necesitan ser felices, no los mejores

No pasa nada

Una de las frases que para nosotros puede parecer insignificante para nuestros hijos es el inicio de la confusión. Imagina que alguno de tus hijos se cae y se raspa la rodilla, además de que tendrá feos moretones en su cuerpo debido a la caída, se encuentra llorando y en lugar de atenderlo en su dolor, simplemente lo levantas lo sacudes y dices: ¡No pasa nada!

Esto aparentemente no tiene ningún efecto, pero en realidad si, debido a que tu hijo quedará confundido al no entender cómo es que algo que le duele tanto y se siente real no tenga la mayor importancia. Haciéndole más difícil aprender la diferencia entre lo que es válido y defendible con respecto a lo que siente y piensa, afectando su vida adulta.

Lo mereces todo

Sabemos que los hijos son los más importante de nuestra vida, así que los hacemos sentir como las personas más importantes y especiales. Sin embargo, al vivir dentro de un círculo social como la escuela, la ciudad y sobre todo la familia, es importante que los niños aprendan que no siempre serán el centro de atención ni mucho menos será la persona más importante del lugar.

Mentiras que no debes decirle a tus hijos. Unsplash

En cambio, podemos enseñarles que a través de la humildad y sobre todo la sencillez puede sentirse bien y recompensando. Mostrarle como ser agradecido, reconocer sus propias imperfecciones y saber que está bien equivocarse es parte del proceso para mostrarles a tus hijos que simplemente uno debe de esforzarse para recibir la atención que necesita.

Nunca vas a sufrir

En definitiva todos los padres y madres de familia se les parte el corazón con tan solo pensar en que su hijo o alguno de sus hijas regrese a casa con un rasguño o simplemente tengan que pasar por la pérdida de algunos de sus seres queridos. Sin embargo, la realidad es que nadie, ni tan siquiera los padres pueden evitar que los hijos salgan heridos de alguna manera.

Pues el dolor es algo natural e inevitable que todas las personas sean niños o adultos deben de enfrentar algún día. Por lo que es importante dejar de crear un mundo de rosas para nuestros hijos, y en su lugar enseñarles a cómo lidiar con las frustraciones, pues de lo contrario no lo estamos ayudando, sino que simplemente estamos dañando a nuestros hijos.

Visita nuestro canal de YouTube Soy Carmín