Buena Vida

Me lavé el maquillaje y encontré a la mujer de mi sueños

Y esa mujer era yo, imperfecta, pero entera; reconciliada con el reflejo de su propia piel. 

Por: Ana Izabal

Me lavé el maquillaje y encontré a la mujer de mi sueños

Me lavé el maquillaje y encontré a la mujer de mi sueños

Creo que es en la adolescencia donde se cultivan las inseguridades que nos asechan toda la vida. En el inevitable proceso de la metamorfosis, unas se encuentran a si mismas y otras terminamos perdidas, sin saber muy bien qué camino tomar a partir de ahí. 

Después de mis 15 años no podía siquiera PENSAR en salir a la calle sin cubrir mi cara con maquillaje, como si el solo hecho de aplicar una capa de un producto cualquiera me fuera a transformar en una persona completamente diferente y aunque sabía que no era así, me tranquilizaba saber no iba por la vida con la cara "desnuda". 

Después de mucho tiempo, ya que uno se enfrenta a problemas reales, conoce a nuevas personas y se traza nuevas metas, las inseguridades de la adolescencia se entienden como lo que son, una completa tontería, pero lamentablemente las malas costumbres son difíciles de eliminar. 

Un día comprendí que la estética es una cuestión de elección personal, de gustos, de preferencias y que la "perfección" era una cosa imposible de alcanzar. Después de eso dejé compararme con otras personas, con las modelos de las revistas, y con esos estándares de belleza a los que yo misma me había sometido. 

Y lamenté todas esas veces en las que fui cruel con mi reflejo en el espejo, lamenté todas esas veces en las que dejé que la ansiedad por no ser lo suficientemente "bella" para gustar a otros me robara más de una sonrisa y me oscureciera más de un momento, en el que mi única tarea era ser FELIZ. 

 

s3.amazonaws.com

 

Pero ahora lo entiendo y solo puedo esperar que tu también lo hagas, todas las mujeres somos bellas, TODAS, por el simple hecho de tener las agallas de respirar todos los días, de encarar a este mundo cruel y duro sin dudarlo ni un segundo. 

Todas las mujeres somos INCREÍBLES y ¿cómo no serlo? si llevamos el misterio de la vida en nuestras cuerpo ¿cómo no puede ser eso hermoso?

¿Por qué creemos que la forma de una nariz o la dimensión de unas caderas definen nuestra grandeza? Porque no lo hace, la grandeza está en el corazón, en la cabeza y si también tienes una estética "favorable" pues BENDITO SEA, pero se tiene que cumplir con la santa trinidad, porque cada una tiene su propósito en la vida. 

Ahora puedo decir que me siento tranquila conmigo misma, porque tengo la libertad de mostrar u ocultar mi rostro a conveniencia. 

Hay días en los que siento un entusiasmo desbordado por probar nuevos estilos y LO HAGO y hay días en los que solo quiero ser "yo" y también lo hago, sin que esa ansiedad de la adolescencia se apodere de mi. 

¿Qué si no le gusta a los otros? A mi me gusta, con todo y sus imperfecciones, pero soy yo, sin presiones y sin comparaciones. 

Creo que es algo que todas las mujeres deberíamos aplicar en nuestra vida, comprender que uno puede ser y lucir como quiera y ser considerada por ello una criatura divina, porque lo somos, con o sin maquillaje. 

Esto puede gustarte: 

 

Temas

  • Buena Vida
  • Mujeres
  • Historia
  • Pensamientos
  • Belleza
  • Aceptación

Comentarios

Te puede interesar