Logo Soy Carmin
Mal de orín: razones por las que lo padeces que ni imaginas
Buena Vida

Mal de orín: razones por las que lo padeces, que ni imaginas

Ni te imaginas que estas acciones son las que te provocan mal de orín, evitándolas eliminarás también este mal.

Por: Janet Barragán

Mal de orín: razones por las que lo padeces que ni imaginas(Unsplash)

Mal de orín: razones por las que lo padeces que ni imaginas | Unsplash

Mal de orín: razones por las que lo padeces que ni imaginas. Ni te imaginas que estas acciones son las que te provocan mal de orín, evitándolas eliminarás también este mal.

Tener una infección urinaria, o una infección del tracto urinario o también llamado mal de orín es lo peor, pero lo que es aún más doloroso es no poder descubrir cómo combatirlo. Pero primero, es importante entender qué es exactamente una infección urinaria y cómo puedes estar en riesgo de contraerla.

 

Mal de orín: razones por las que lo padeces que ni imaginas. Foto: Unsplash

El mal de orín es una infección urinaria que puede ocurrir en cualquier parte de tu sistema urinario, pero más comúnmente en la uretra. Si notas una sensación de ardor, dudas o cualquier tipo de dolor o molestia al orinar, es posible que tengas mal de orín.

Aunque probablemente haya escuchado que la forma más común de evitar una infección urinaria es orinar justo después de tener relaciones sexuales, en realidad hay algunos factores inimaginables que también podrían ponerte en riesgo. 

Estas son las formas inmaginables de contraer mal de orín

Muchas veces no tomamos en cuenta que estas acciones realmente terminan afectándonos y nos hacen más propensas a padecer mal de orín.

  • No te lavas las manos antes del sexo

Si bien orinar después de tener relaciones sexuales es ciertamente importante, también es igual de importante lavarse las manos antes de tener relaciones sexuales. Si hay algún contacto físico alrededor de la uretra y el área vaginal, ya sean tus propias manos o las de tu pareja, asegúrate de que estén completamente limpias.

  • No cambias tu tampón o toalla con frecuencia

Si tienes mal de orín con frecuencia, fijate si generalmente las tienes cerca de tu período y usas tampones con frecuencia, por lo que la sugerencia es preferir utilizar una toalla sanitaria. 

Además debemos cambiar el tampón o toalla al menos cada tres o cuatro horas, pues más de seis horas aumentan el riesgo de contraer cualquier tipo de infección y  no solo las infecciones urinarias.

  • Te aguantas para hacer pipi mucho tiempo

Sostener la vejiga durante un período prolongado puede acumular bacterias y causar una infección urinaria. En cuanto sientas que tu vejiga está llena, debes ir al baño. Si te aguantas durante dos o tres horas, puedes comenzar a sentir una sensación de ardor o correr el riesgo de una infección urinaria.

  • Tienes antecedentes de contraer infecciones urinarias

Si has tenido antecedentes de infecciones urinarias, tienes más riesgo de volver a tenerlas en el futuro. Aunque es difícil averiguar exactamente por qué eres más propenso a las infecciones urinarias

  • Estás limpiando tu zona íntima de manera incorrecta

Si Estás limpiando tu zona íntima de atrás hacia delante lo estás haciendo mal, pues siempre debes limpiarte de adelante hacia atrás para evitar que las bacterias del intestino entren en la uretra.

  • Estás usando duchas o desodorantes vaginales

Si eres más propensa a contraer infecciones urinarias, las duchas vaginales y los desodorantes vaginales son irritantes que pueden hacer que tu área vaginal sea más vulnerable a las bacterias, por lo que debes evitarlos por completo ya que rompen las barreras protectoras que tenemos.

Temas

Comentarios

TE RECOMENDAMOS