Buena Vida

Madres en Japón comparten la forma en la que sus hijos nunca hacen berrinches

Uno de los hábitos más importantes que las familias en Japón hacen con mucha frecuencia es que sus acciones son el ejemplo para los hijos, les enseñan con palabras y lo refuerzan siendo honetsos, hablando con confianza y cumpliendo lo que dicen

  • Madres

Por Aline Ordaz

-

Las madres en Japón comparten la forma en la que sus hijos nunca hacen berrinches y es que a más de una mamá le preocupa que los hijos tengan un comportamiento que no puedan entender de sus pequeños y que de un momento a otro se sale de control, aunque al menos en México existe la noción de que los berrinches son inevitables, las mamis japonesas opinan lo contrario.

Invariablemente, antes de los tres años de edad de los hijos, los berrinches son la única escapatoria de los hijos, esto porque no existen las herramientas para lidiar con la frustración. Sin embargo, para muchos estudiosos de pedagogía como Seth Meyers, hay una gran excepción a la regla: la cultura japonesa.

Puedes leer: Ansiedad en los hijos, cómo las madres pueden ayudar

Según el doctor Seth Meyers, muy pocas veces verás a un niño japonés hacer escándalo o berrinche en público. De la misma manera, sus padres sólo lo reprenderán discretamente; rara vez recurrirán a los golpes o a la persuasión. La humillación a los hijos por señalarlos como malas personas tampoco es una acción que hecen los japoneses.

De acuerdo al doctor Meyers, no hay una “fórmula mágica” que los japoneses posean como para criar niños libres de berrinches desde el principio. En realidad, todo parte de una cultura milenaria de respeto, disciplina, e inteligencia emocional. Se trata de fomentar algunos hábitos como los que llevan los padres y madres japonesas para reducir significativamente los berrinches.

Una de las enseñanzas principales que llevan las madres japonesas con sus hijos es que les hablan de lo que significa la empatía, los niños japoneses aprenden desde muy pequeños sobre el dolor y los disturbios que pueden causar a otros, con las palabras que dicen y las acciones que tienen con los demás.

Frases como “has hecho daño” junto con una mueca triste, pueden hacer la diferencia a partir de los tres años de edad. Esto puede replicarse con ayuda de los juguetes, muchas veces, lo mejor no es decir “lo rompiste”, si no “lo lastimaste”, con el objetivo de generar la primera consciencia de acción-reacción.

Madres en Japón comparten la forma en la que sus hijos nunca hacen berrinches. Foto: Pexels

Uno de los hábitos más importantes que las familias en Japón hacen con mucha frecuencia es que sus acciones son el ejemplo para los hijos, les enseñan con palabras y lo refuerzan siendo honetsos, hablando con confianza y cumpliendo lo que dicen, si los hijos miran como los adultos hacen sus propias rabietas, es probable que también lo repliquen.

Visita nuestro canal de YouTube Soy Carmín

Los niños imitan lo que ven, y aquello que aprenden en la primera infancia, difícilmente les podrá ser cambiado con el tiempo. Además la confianza, el amor y el respeto es continuamente reforzado por  las familias japonesas que procuran al menos, una comida o una convivencia en la que todos estén juntos por no menos de una hora.

Puedes leer: Kendall Jenner revela que aun juega con sus ositos de peluche y se ve muy tierna

En ese tiempo, se puede aprovechar idealmente la disponibilidad de todos para hablar de posibles conflictos de manera pacífica y entendible para los más pequeños. En el peor de los casos, las madres japonesas recurren al mejor de los antídotos antiberrinches, hacerle cosquillas y haciendólo reír. Física y emocionalmente, esto cambiará su estado de ánimo al instante, o cuanto menos, reducirá el impacto de la rabieta.

¿Te sirvió esta información?

0%
No 0%
Síguenos en

Temas

  • Madres
  • Hijos
  • Berrinches
Más sobre este tema

Mantente informado sobre lo que más te importa

Recibe las noticias más relevantes del día en tu e-mail

Debes ingresar un E-mail valido. Ha sucedido un error en la suscripcion.
¡Tu suscripcion ha sido exitosa!

Suscribirse implica aceptar los términos y condiciones