Buena Vida

Las personas rotas tenemos algo en común que pocos pueden ver

Son esas cicatrices que sólo se ven en la obscuridad

Por: Grecia Meza

Foto:medicil.jp

Foto:medicil.jp

¿Alguna vez has creído que tu vida no tiene ningún sentido? A mi me pasa muy seguido. Esa sensación de no saber si tu camino tiene un rumbo definido, y vas por ahí casi con los ojos cerrados esperando encontrar paz y tranquilidad. 

Aunque para muchos todo parezca ser una total obscuridad, para nosotros es ver la luz y seguir hacia adelante hasta encontrar a aquella persona que pueda comprender nuestro destino. Es muy probable que si te identificas con un ser destrozado, puedas imaginar nuestro pequeño y gran corazón, ese que puede ver el daño en otro, y saber cómo compensarte. No es que estemos en este mundo para reparar mentes insanas, al contrario, somos un complemento que aprecia las pequeñas cosas que tiene la vida.

 

No importa que seamos ignorados por la mayoría de la gente, porque en verdad así estamos bien. Prefiero el silencio que al ruido. Aunque ahora tenga el corazón destrozado, no me lamentaría en darme la oportunidad de conocer el alma de otra persona. La mayor cualidad en mi, es escuchar, observar y comprender. El más insignificante detalle de tu vida me interesa, porque el buscar el significado incluso en lugares donde no hay nada que averiguar, es lo más excitante y podría ser una razón por la que me quede a tu lado.

A pesar de todas las dificultades que me ha puesto la vida sigo de pie. No cambiaría nada de mi existencia en este planeta, y mucho menos de los errores que he aprendido. No soy de las que andan por ahí tratando de encontrar sus piezas, simplemente he aprendido a tener el valor de reflexionar y admitir mis defectos, pero también ser dueña de mis experiencias.

 

Se escucha por ahí, que las personas rotas, no podemos volver a amar. Pero pensar eso, es privarse de nuestra propia libertad. Si en verdad estoy rota por dentro, ¿el amor no lo puede curar? las personas como yo, saben, que lo único que cura, es amar. Tampoco mi idea es vagar por la vida, desnuda y desesperada por volver a creer en el amor, por volver a empezar...

Creo que con mi experiencia, tengo la suficiente capacidad para volverme a encontrar con aquella persona libre y enamorada. No tengo miedo de volverlo a hacer, de volverlo a intentar. La vida me puso aquí para ensayarla, para vivirla, para aceptarla, y esto es lo que soy.

No negaré que tengo cosas de mí que están rotas, que probablemente son irreparables, y que no lograrás arreglar nunca. Pero vivo con esa fe que me hace pensar que eres mi complemento,  y que andas por ahí deseoso por venir a repararme, por venir a enamorarme. Las personas rotas tenemos algo en común que nadie puede ver, y si tú logras verlas, eres el indicado.

También puedes leer:

 

 

 

Temas

  • personas rotas
  • personas
  • vida
  • historia
  • vivir
  • cicatrices
  • tienen algo
  • nadie puede ver
  • Mujer

Comentarios

Te puede interesar