Buena Vida

La vida es un instante; deja de pensar y empieza a sentir

Porque en este viaje sin boleto de regreso, nuestra única misión es ser felices. 

Por: Ana Izabal

alucinopepinillos.com

alucinopepinillos.com

Hoy quiero que te detengas un momento, que cierres los ojos y que empiece a escuchar en lugar de solo de oir. Que desconectes tu instinto de alerta y que dejes que tus sentidos se nutran de todo lo que les rodea. 

¿Lo escuchas? Es el canto de las aves y el soplido suave del viento, que te acaricia gentilmente cuando pasa por tu cara; está ahí, detrás del bullicio de los autos, de las voces de las personas que van por la calle hablando sin parar, de los celulares timbrando escandalosamente, ahí, entre los árboles y las nubes que se pasean sin prisa por el cielo azul; es la vida y te la estás perdiendo. 

Deja de pensar un momento y comienza a sentir, que la vida es a penas un instante. Llega y se va como un suspiro, sin dar otra oportunidad para vivirla. Deja de irte a la cama molesta, triste o preocupada por todas las cosas que enfrentas en el día, por las deudas, por el trabajo, por el desamor, porque nada de esas situaciones merecen tu angustia. 

Nada vale tanto la pena como la valentía de ser feliz, la tristeza es demasiado sencilla, demasiado vulgar, y tú eres capaz de lograr cosas más increíbles. Ni el dinero, ni las personas, ni los objetos, nada vale una vida de lágrimas. Todo forma parte de un ciclo de transición que un día, así de como si nada, va a desaparecer, pero no debes lamentarte, porque en esta existencia que no incluye boleto de regreso, tu única misión es ser feliz. 

 

s-media-cache-ak0.pinimg.com

 

En su lugar podrías, por ejemplo, ocuparte en lugar de preocuparte; de cerrar las heridas que todavía sangran y de prepararte para recorrer lo que te falta de camino, no será fácil, pero te prometo que cuando llegues al final del sendero todo habrá valido la pena. 

Deja de pensar un momento y empieza a notar todo lo que te rodea, no lo que TIENES sino lo que eres; a las personas que te acompañan día a día y a los extraños con los que te cruzas en la calle, todos son igual de importantes, todos nos impactan de alguna manera. 

Todas esas cosas que tus ojos ven, que tus oídos escuchan y que tu piel siente, te constituyen, te definen. Sé amable, todos vamos caminando por el mismo valle y es imposible no chocar entre nosotros. Siempre regala una sonrisa y extiende una mano acompañada de una palabra sabia. 

Nunca dejes ir esos sueños que te mantuvieron despierta cuando eras niña y jamás le des la espalda a un atardecer rojizo, porque solo eso basta para enseñarte lo hermoso que es el misterio de la vida. 

Nunca dejes de sentir, recuerda que la vida es a penas un instante y que no tenemos boleto de regreso. 

 

Esto puede gustarte: 

 

Temas

  • Buena Vida
  • Mujeres
  • Vida
  • Pensamientos
  • Historias

Comentarios

Te puede interesar