Buena Vida

La fidelidad no se puede exigir, entiéndelo y vencerás a los celos

Cuando el pasado hace estragos en el presente, tú eres la única que puede cerrar la puerta para poder avanzar, de lo contrario serás tu más grande enemigo 

Por Brenda Colón

-

Todo empezó con un vistazo al mensaje que mi marido respondía en WhatsApp. Estábamos viendo una película y fue sencillo deslizar mi mirada a la pantalla de su teléfono, pero recordé lo que aprendí años atrás con mucho dolor: la fidelidad no se puede exigir, entiéndelo y vencerás al monstruo de los celos. 

Al crecer me decían que uno siente celos porque realmente le interesa el otro, porque como lo amamos nos aterra que alguien nos lo pueda robar, pero lo que no nos dicen es que ese miedo nace en nuestro propio corazón, con ideas que nos hacen pensar que no somos suficientes, que la pareja se aburrirá y se irá con alguien mejor, puras mentiras.

¿Por qué lo creemos? No lo sé, a los hombres también les pasa y sus celos los pueden cegar al grado de atentar contra la vida de la mujer que dicen amar. Las noticias en la televisión o los periódicos están llenos de esos encabezados, yo me niego a ser parte de esa estadística.

También me niego a ser una de esas mujeres horribles que algunos hombres describen y que lamentablemente he visto en acción, las que intentan controlar cada movimiento de sus parejas como si eso asegurara una vida feliz. 

¿Cómo podemos pensar que eso es paz? ¿Cómo podemos creer que eso es bueno? Ni ellos ni nosotras, los celos muestran inseguridades personales y dudas sobre el otro, si no le conocemos ¿qué hacemos a su lado? No es que no me preocupe, pero hoy sé que si mi pareja me quiere engañar no habrá forma de evitarlo.

Lo único que me resta es creer en que no pasará, luchar para escapar de la rutina y buscar la forma de reinventar el amor. Sé que si eso no le alcanza para ser fiel es porque él tiene demonios propios por vencer, esa es su tarea, no la mía. 

La fidelidad no se puede exigir, entiéndelo y vencerás a los celos. Pexels

La fidelidad no se exige, pero la confianza es la clave

Yo lo vi con mis propios ojos, no había nada. Le di mi celular y el me dio el suyo, lo revisé de principio a fin, él revisó el mío, hoy deja su facebook abierto en frente de mí, veo las ventanitas que salen en la parte inferior, podemos leer todo y no hay nada. 

Con el tiempo se hizo costumbre el confiar uno en el otro y seguimos una regla, no a las escenas de celos, cuando uno engañe al otro las cosas acaban, sin lágrimas, sin rogar, solo se acaba. Hemos sido tan felices que no hay necesidad. No es perfecto, no todos los días nos tomamos de la mano para dormir, pero siempre hay pláticas largas y intensas que sirven para aclararlo todo. 

Me gusta vivir en paz sin medir sus pasos, sin pensar que está haciendo sabe que cosas con otra, no quiero cargar eso en mi mente y mucho menos en el corazón. Esa ha sido la clave de vivir en paz y amor con mi pareja. El monstruo de los celos no es tan grande como lo creemos, la fidelidad sí existe, pero es una decisión propia. 

Y bien, ¿has tenido problemas de celos?

0%
No 0%
 
Síguenos en
Más sobre este tema

Mantente informado sobre lo que más te importa

Recibe las noticias más relevantes del día en tu e-mail

Debes ingresar un E-mail valido. Ha sucedido un error en la suscripcion.
¡Tu suscripcion ha sido exitosa!

Suscribirse implica aceptar los términos y condiciones