Logo Soy Carmin
Gracias Dios, por un día más de vida 
Buena Vida

Gracias Dios, por un día más de vida 

Un GRACIAS, eso es lo menos que podermos enviar a Dios. Hoy, tienes la oportunidad de hacerlo mejor, de vivir tu vida al máximo y de cumplir con tus sueños. Hoy, puedes respirar y muchos ya no lo lograron. 

Por: Karen Villaseñor

Gracias Dios, por un día más de vida (Foto Unsplash)

Gracias Dios, por un día más de vida  | Foto Unsplash

Un día más, la oportunidad de poder abrir los ojos y despertar a nuestros hijos. Un día más para respirar, para sentir como late el corazón, la manera fría en la que cae el agua en nuestras manos e intentar de huir de los rayos del sol que golpean la ventana. Gracias Dios, por un día más de vida. 

Gracias Dios por un día más de vida, porque a veces creemos que esto es rutina, que es muy normal poder ver un día más a nuestros seres queridos. Gracias Dios, porque mientras muchos amanecieron con una noticia triste, un fallecido más, yo tengo el privilegio de vivir y disfrutar de este día. 

 

Gracias Dios…

Gracias Dios, por un día más, porque a pesar de que ayer fue unos de esos días duros, en los que no quería saber nada de nadie, en los que sentí que el aire era insuficiente y solo quería salir corriendo, hoy me das otra oportunidad. Hoy, puedo mejorar e incluso sonreír más. 

Gracias Dios, porque no hay nada más valioso que poder levantarme de la cama por mi misma, mover mis pies, mis brazos, ver, ver todo lo que hay a mi alrededor y verme frente al espejo. A esa mujer, que luego de tantas batallas sigue aquí, dando lata, con unas ganas inmensas de vivir. 

Gracias Dios, por creer en mí, por darme la batalla, porque sé que sin tantas lágrimas no hubiera sido igual. Porque me he convertido en una guerrera y la desgracia me ha hecho apreciar cada instante. Porque ahora sé que lo material da igual si no hay salud y porque sin ti no soy nada. 

Gracias Dios, por un día más, porque intentaré a hacerlo mejor, porque quiero seguir luchando por mis sueños, porque quiero que sea diferente, que hoy sea como si fuera el último día de mi vida. Quiero irme con el sabor de haberlo vivido todo, con no quedarme con el hubiera y con muchas aventuras.  ¡Muchas gracias! 


Gracias Dios, por un día más...

TE RECOMENDAMOS