Buena Vida

Este trastorno es tan malo como la bulimia y la anorexia

Ortorexia: Comer sano, sí, pero sin obsesionarnos.

Por: Grecia Meza

Foto:fovissste.gob.mx

Foto:fovissste.gob.mx

La Organización Mundial de la Salud (OMS) indica que la ortorexia afecta, hoy en día, al 28 por ciento de la población de los países occidentales y, según Bravo, su prevalencia "podría ir en aumento" en los próximos años, ya que la sociedad actual "tiende a los extremos" y las personas o se cuidan en exceso o no se cuidan "nada y tienden a la autodestrucción con la comida como ocurre con la obesidad".

Cada vez nos preocupamos más por lo que comemos y por los alimentos que incluimos en nuestras compras. Esto puede estar relacionado por la obsesión de la imagen, por estar delgado, pero además de eso, se suma otra, la obsesión por la comida sana. Nuevos términos han surgido en los últimos años para definir desórdenes que pueden poner en riesgo la salud. Te estoy hablando de la ortorexia.

¿Sabes qué es?

Está claro que comer sano se traduce en una alimentación variada y equilibrada, pero en cuestión de salud todo debe se debe practicar con medida, ya que los excesos pueden tener efectos contrarios. No es bueno abusar de determinados alimentos por su contenido, por ejemplo, en grasas o azúcares, tampoco hay que cometer excesos a la hora de obsesionarse con seguir una dieta sana. 

La excesiva preocupación por los alimentos que se consumen suele llevar a reducir la presencia de un buen número de nutrientes".

 

La ortorexia es precisamente la obsesión por comer sano, lo que lleva a eliminar de la dieta grupos enteros de alimentos, olvidando que todos los nutrientes (hidratos de carbono, vitaminas, minerales, grasas…) cumplen un papel.

¿A quién afecta?

Cualquiera puede desarrollarla, aunque las personas más vulnerables son aquellas muy exigentes consigo mismas y con los demás, con un carácter recto y estricto. 

También son más propensas las mujeres y los jóvenes y, en general, todos aquellos excesivamente preocupados por su físico, ya que la decisión de ingerir “sólo alimentos sanos” está asociada a conseguir y mantener una buena imagen corporal. Los problemas de sobrepeso, y las dificultades para adelgazar, son una de las causas más frecuentes 

Los deportistas entran en otro grupo de riesgo debido a que cuidan especialmente su alimentación, o la adaptan a su tipo de entrenamiento y, sobre todo, en la gente que practica el fisioculturismo. También suele ser un trastorno frecuente en personas que han padecido desórdenes alimentarios como anorexia o bulimia.

Por ello, la nutrióloga María del Carmen Iñárritu, nutrióloga de la UNAM, recomienda que antes de realizar algún cambio a nuestra alimentación, es de suma importancia acudir con los expertos de salud y tener un equilibrio nutricional, para evitar dañarte.

Con información de: ellahoy.es y webconsultas.com

También puedes leer:

Temas

Comentarios

Te puede interesar