Logo Soy Carmin
Este es el calvario que vive una mujer engañada
Buena Vida

Este es el calvario que vive una mujer engañada

La verdad nunca antes contada de las mujeres víctimas de una infidelidad. 

Por: Gisselle Acevedo

Este es el calvario que vive una mujer engañada

Este es el calvario que vive una mujer engañada

No, los hombres infieles no cambian. Te lo digo yo que terminé desecha no por uno, si no por más de 10 engaños. Quizá asegures que fue mi culpa por soportar tanto, tal vez tengas razón, pero en mi defensa te diré que solo estando de este lado, solo así eres capaz de ver las cosas diferentes. 

La primera de sus infidelidades sucedió poco después de que nos casamos, él juró con lágrimas en los ojos que jamás lo volvería a hacer, pero 2 años más tarde, lo hizo y no solo fue el engaño, también tuvo un hijo con aquella mujer. 

Podrás comentar que no lo atendí, amé o apoyé lo suficiente y por eso él buscó otros brazos, pero no, yo en verdad me desviví por él, lo amaba y siempre tuve fe de que recapacitara. Entre más eran sus fallas, más amor yo le profesaba, tonta de mí creía que así regresaría, que de la noche a la mañana se daría cuenta que su lugar estaba a mi lado, pero ese momento nunca llegó. 

Uno a uno de sus demás engaños, me destrozaron, hicieron mi autoestima añicos. La violencia psicológica es más cruel de lo que aparenta ser, te deja sin razones, crees que no vales nada. Me enredé en un túnel sin regreso y hasta aceptó que aquella relación se convirtió para mí en una obsesión, sino no podría explicar cómo aguanté 25 años de mi vida en ella. 

Mi ex marido hoy tiene 10 hijos fuera del matrimonio con diferentes mujeres, ellos dan cuenta (sin tener culpa) de sus engaños. 

Yo me puede separar de él hace 6 años, pero fue hasta hace dos meses que por fin firmamos el divorcio, si de algo te sirve mi experiencia, lee estas 8 cosas que dan cuenta del calvario que vivimos las mujeres engañadas (y en ocasiones es peor cuando te golpean no solo con sus palabras, si no también con sus puños): 

1.- Cuando te enteras de la infidelidad te duelen tan fuerte las entrañas que no ves salida, te caes, te quiebras, te consumes y surge la duda si debes perdonar o seguir sola.

2.- Si la infidelidad sale a la luz (como sucede en la mayoría de los casos) la gente se cree con la suficiente autoridad de opinar. Tonta, es la más bonita de las palabras que te dicen. 

3.- Tu autoestima se va al suelo, no es que no quieras dejarlo, es que al final de todo sientes que desapareciste y no tienes control sobre ti. Admiro a las mujeres que realmente pudieron decir basta a la primera

4.- Las burlas de la amante. Las mujeres somos crueles entre nosotras mismas y las "otras" no casi siempre agachan la cabeza. En mi caso me llegaron a enviar videos teniendo sexo con mi marido, dejaron sus prendas interiores en mi coche, labiales y hasta recados. La más sin vergüenza llamó y abiertamente me dijo. 

"Entíendelo, estás arrugada y fea, él necesita carne fresca. Está contigo por lástima, déjalo".

Hoy verdaderamente lamento no haberle hecho caso, porque aunque su intención fue quedarse con ese hombre, a mí me hubiera hecho el mejor favor de mi vida. 

5.- Tienes que soportar que el día que por fin se larga con la amante, tú comenzarás a cruzar la segunda parte del INFIERNO, no solo porque tendrás que reconstruir tu vida sin saber por dónde empezar, sino porque para todo el mundo él, el macho será considerado como un CABRÓN que tiene una nueva mujer.

Pero tu escucharás lo peor, la gente es tan cruel que  te enterarás, seguro lo harás de que a ella la trata como a ti nunca te trató, le da todo lo que a ti te negó y que en cuestión de días su familia ya la ve como un nuevo integrante.

6.- Cuando por fin estás lo suficientemente fuerte para ponerte de pie, viene el divorcio. En mi caso como nos casamos por bienes mancomunado, y el hombre no quería repartir nada de lo que con esfuerzo forjamos juntos, me acusó de intento de asesinato, cómo, no lo sé, pero ante las leyes no hay infiel y engañada, solo estamos dos sujetos.

7.- Ver sufrir a tus hijos y cuando peor te va, verlos repetir los patrones familiares. Hoy mi hija mayor tiene más de 30 años y su fobia al matrimonio es enorme, el de en medio ya lleva dos separaciones y el más pequeño siempre me ha recriminado la vida que llevamos porque yo no pude escapar a tiempo. Ellos saben que los amo con toda mi alma, pero la infidelidad también los condenó. A pesar de todo, son chicos buenos, profesionistas y sus fantasmas no les han impedido ser felices.

8.- Tus padres, hermanos y demás familia te ven como la FRACASADA. El divorcio no es bien visto por nadie. Ni que decir para los hombres que te rodean, se lanzan a ti como jauria, parece que la estampa de DIVORCIADA que llevas en la frente les dice que estás URGIDA de SEXO y entonces cualquiera se cree capaz de "ayudarte", eso sí, no habrá relaciones serias, tienes tres hijos y pareciera que no eres digna de volver a amar, ni de que te amen en verdad.

Te cuento todo esto hoy que ya estoy del otro lado, superé el peor reto de mi vida, fue duro, pero he logrado recuperar mi fuerza de mujer, esa que un patán dejó en el suelo, sí porque sin querer se lo permití. Mi hija me ha dicho millones de veces que ahora conoce mi sonrisa, tengo un pequeño negocio, no dependo económicamente de nadie y lo mejor de todo, dejó de importarme lo que dicen los demás, vivo por mí y por mis hijos. 

¡Nadie entiende su calvario hasta que lo vives! 

Esto te puede interesar:

 

Temas

  • mujer
  • desamor
  • infidelidad
  • hombre infiel
  • autoestima

Comentarios

TE RECOMENDAMOS