Buena Vida

Esperanza para mujeres que sufren abortos

Con ellas, quedar embarazada no es el problema, sino que no llega a feliz término

Por: Norma Portillo

Mujer sufriendo  (Foto: Static.imujer.com)

Mujer sufriendo (Foto: Static.imujer.com)

Embarazarse pero no llegar a término feliz es una pesadilla para el 2.5% de las mujeres y para el 1% de ellas, la pesadilla se repite una y otra vez.

Los médicos no son capaces de denominar las causas por las que ocurre esto, sin embargo, para el 50% de los casos puede haber una explicación y en algunos casos, solución si se detecta a tiempo.

"Tras sufrir un aborto, el riesgo de padecer otro es de un 16% y, tras dos, de un 25%. Aunque algunas guías médicas siguen indicando que hay que iniciar las exploraciones tras una tercera pérdida, la evidencia demuestra que eso no aumenta la posibilidad de encontrar la causa, por lo que ahora recomendamos hacer un estudio tras sufrir solo dos abortos", explica la Dra. Loreto López, ginecóloga de la clínica Ginefiv.

Sufrir tres o más pérdidas gestacionales anteriores a la semana 20 del embarazo e le denomina aborto de repetición, "pero en la actualidad el término que gana más adeptos es el de pérdida gestacional repetida, en el cual incluiríamos partos inmaduros, embarazos que no llegan a término, abortos bioquímicos y pérdidas del segundo trimestre", enumera la dra. López.

La edad es un riesgo por sí mismo. Al llegar los 40 años, la posibilidad de que el embarzo se pierda de manera espontánea se incrementa a un 40% . Aunque las causas del aborto son diversas, Estos son los sospechosos habituales.

Sufriendo una pérdida   (Foto: I.blogs.es)

 

Anomalías cromosónicas del embrión

Se calcula que durante el primer trimestre ocurren pérdidas entre el 60 y el 70% y que están relacionadas con que el embrión sufra alguna alteración en sus cromosomas. "Existe una relación entre la edad materna y la causa genética. En mujeres por encima de los 40 años nos encontramos con embriones anómalos en más de un 60% de los casos", asegura la dra. Loreto López.

La doctora Ana Gaitero explica que para solucionar esto "Si en el estudio no se encuentra otra causa posible, solemos recurrir a un diagnóstico genético preimplantacional para escoger embriones sin problemas". Eécnica que también se utiliza en caso de edad avanzada y cuando hay alguna pérdida previa o hijos nacidos con malformaciones. Usando el diagnóstico genético preimplantacional se incrementan las tasas de implantación y de que el embarazo salga adelante sin problemas.

Causas anatómicas

El que el útero tenga problemas como la capacidad del útero a distenderse, crecer y cerrar el cérvix, miomas, endometriosis, intervenciones quirúrgicas anteriores, supone un 10 y un 15 % de estos casos.

El tratamiento habitual es pasar por el quirófano "Realizar una histeroscopia quirúrgica para eliminarlo disminuye el riesgo en un 60% a un 20%", según explica la doctora Loreto López.

Trombofilias

Se le denomina así a los desórdenes de la sangre que incrementan el riesgo de desarrollar coágulos, esto puede aparecer de manera espontánea o ser hereditarios.

Para detectarlo se deben seguir criterios clínicos, como haber sufrido tres o más pérdidas y dar positivo en anticuerpos antifosfolipídicos en sangre en dos ocasiones, con un intervalo de 12 semanas.

Se trata con aspirina y heparina de bajo peso molecular. Gracias a este tratamiento, el riesgo puede descender hasta un 15%.

Jugando con papá   (Foto: Belén B.M)

 

Factor masculino.

"En ocasiones, la paciente llega a la consulta con una carpeta de pruebas y el marido, como mucho, se ha hecho un escueto semino-grama. Eso no debería suceder, ya que el estudio del factor masculino es fácil, la mayoría de las veces poco invasivo y sus causas, normalmente, fáciles de tratar", explica la dra. López.

Cuando se ha tenido abortos de repetición uno de los factores a tomarse en cuenta es "Si el hombre mantiene hábitos tóxicos (si fuma, por ejemplo), puede que aumente la fragmentación de los espermatozoides, que es un factor de riesgo", aclara la dra. Gaitero.

Si no existe ningún problema, entonces se realiza un tratamiento preventivo que consiste en adiministrar antioxidantes y realizar un cultivo para vigilar la evolución. "Pero si es un problema patológico, administramos antibióticos en pautas largas y repetimos la fragmentación", concluye la dra. López.

Factor inmunológico

Dos de cada 10 casos de pérdidas gestacionales se debe a las defensas, aunque las pruebas indiquen que nada está fallando.

"Nuestro sistema inmune está diseñado para que ataque a todo lo que le resulte extraño y así nos defiende de los agentes patógenos del exterior. Desde ese punto de vista, un embrión también es algo extraño, porque al menos el 50% de su ADN proviene del padre, pero el sistema inmune permite que viva dentro de la mujer durante nueve meses, y cómo lo consigue sigue siendo un misterio", explica la dra. Aurea García, especialista en inmunología y directora del laboratorio de Sanitas Reproducción. Las defensas se adaptan al feto para tolerarlo.

En ocasiones, esa adaptación no se lleva a cabo correctamente y se malogran los embarazos. "Antes, estos casos estaban sin diagnosticar ni tratar. Eran mujeres en las que el resto de pruebas daban bien y no veíamos dónde estaba el problema. Resultaba descorazonador para las pacientes decirles que todo estaba bien, pero que no lográbamos un embarazo a término. Ahora sabemos que el problema pueden ser sus propias defensas", resume la Dra. García.

Cuna vacía   (Foto: Elblogdesina.files.wordpress.com)

 

"Los anticuerpos antitiroideos aparecen hasta en un 20% de los casos. Cuando son positivos aumenta el riesgo por cuatro. Y la serología de enfermedad celiaca también es importantísima, porque está detrás de hasta un 14% de los fallos de implantación recurrente, tres veces más que la población general", enumera la Dra. Silvia Sánchez-Ramón, jefa de la Unidad de Inmunología del Hospital Ruber Internacional.

As células NK pueden ser también causantes de abortos de repetición pues son células muy eficaces en la defensa frente al cáncer y los virus. "Están en contacto directo con el embrión desde el principio. Si están bien reguladas, permiten el embarazo e incluso ayudan al embrión a crecer. Pero si están mal reguladas, lo atacan porque lo confunden con un tumor y actúan en consecuencia. Lo machacan", explica la Dra. García.

El tratamiento en este caso es "modular" las defensas: los corticoides y las gammaglobulinas (unas proteínas del plasma sanguíneo que actúan como anticuerpos).

"Los corticoides es la opción más clásica y económica, pero tiene algunas contraindicaciones en el embarazo. Las infusiones de gammaglobulina, un producto hemoderivado que se administra cada tres semanas por vía intravenosa en el hospital, son más caras, pero también más efectivas", concluye la Dra. García.

Con información de Mujerhoy.com

También te puede interesar:

 

Temas

  • mujer
  • aborto
  • enfermedades
  • salud
  • aborto de repetición

Comentarios

Te puede interesar