Logo Soy Carmin
Errores que toda mujer comete y hacen su vida más difícil.
Buena Vida

Errores que toda mujer comete y hacen su vida más difícil 

En el afán de ser perfectas y exitosas cometemos varios errores y muchos de ellos podrían evitarse si dejamos de presionarnos por el qué dirán o por las expectativas, recapacita y cambia tu vida

Por: Brenda Colón

Errores que toda mujer comete y hacen su vida más difícil.(Pexels)

Errores que toda mujer comete y hacen su vida más difícil. | Pexels

A todas nos encanta ser mujeres exitosas, reconocidas, amadas, pero el camino hacia esas metas no es perfecto y en ese proceso, surgen los errores que toda mujer comete y hacen su vida más difícil

Sí, pareciera que sabemos perfectamente lo que no debemos hacer, los errores que hemos visto en otros y no deseamos replicar pero ¿y si en ese afán cometemos otros? Hay ocasiones donde no necesitamos ayuda y nosotras mismas ponemos las piezas listas para fallar, por eso hoy te queremos contar de esos errores comunes para darle la vuelta a las cosas. 

No te presiones por las expectativas de los demás, tampoco te presiones por el qué dirán, lo más importante es tener en claro qué quieres, a dónde quieres llegar y entonces idear el camino para lograrlo. 

Leer más: Cosas que hace una mujer fuerte cuando un hombre la rechaza, nada de rogar

Formas en que nos complicamos la vida, es momento de cambiar

El miedo es la mente maestra detrás de nuestros errores más frecuentes, toma nota y véncelo para alcanzar todo lo que la vida tiene para ti:

Le pones demasiada atención a las opiniones de los demás, de personas tóxicas

Dejas que otros te influyan demasiado, escuchas malos consejos, demasiadas críticas en tu contra. Recuerda que no todos buscan tu bien y que realmente tu vida no gira en torno a los demás sino a lo que tú deseas. 

Dudas demasiado, eres muy escéptica

Crees que las personas están en tu contra, que solo se mueven por interés y que no buscan tu bienestar, siempre quieres encontrar el negrito en el arroz y sí, se vale andar con cautela pero cuando exageras lo único que logras es estresarte, sentirte ansiosa y alejar a las personas de buenas intenciones. 

Vives con demasiada culpa

Te culpas por todo lo que sale mal y hay una diferencia muy grande entre asumir tus responsabilidades y aceptar culpas que no son tuyas. Verás, cuando asumes tus responsabilidades encuentras la forma de resolver problemas, de avanzar, pero cuando te la vives culpándote por todo te conviertes en tu peor crítico y te estancas pensando en lo que hiciste mal en lugar de ver cómo resolver la situación. 

Te comparas con otros

Siempre estás comparándote, compitiendo con los demás y aunque en cierta medida es algo bueno porque te motiva a ser mejor, cuando lo haces con frecuencia afectas tu bienestar. El compararnos con los demás nos amarga y no nos permite agradecer lo que tenemos, lo único que nos ayuda es compararnos con nosotras mismas, con quien fuimos para poder ser una mejor versión. 

El miedo a equivocarte o hacer el ridículo

Rara vez pruebas algo nuevo, lo piensas demasiado y eres muy fatalista, siempre imaginas lo peor. Recuerda, el que no arriesga no gana y a veces ni siquiera se trata de ganar sino de vivir la experiencia.

Haces demasiado por “encajar” con los demás

No dices lo que realmente sientes, lo que realmente piensas por no ofender a los demás, siempre tratas de complacer a los demás, pero fingir que eres otra persona solo te hará perder tu identidad. Debería de importarte más hacer una diferencia, crear un legado que simplemente encajar. 

Errores que toda mujer comete y hacen su vida más difícil. Pexels
Que nada ni nadie te detenga.

Crees que tienes mala suerte

Eres de la idea de que todo te sale mal, de que el problema eres tú y no el mundo, crees que tienes la peor suerte y aunque todos lo hemos pensado alguna vez, cuando lo piensas siempre entonces tú misma encaminas tu vida a esa realidad, a que todo siempre salga mal. Las cosas no van a cambiar si no cambias tu actitud.

No sabes soltar y/o perdonar

No dejas pasar las equivocaciones de los demás, no sabes perdonar a quien te lastimó y cargas muchos rencores. Mientras sigas enganchada a los malos recuerdos, a todo lo que te duele, será imposible que avances. Dejar ir el pasado y las cosas que no puedes controlar es lo único que te ayudará a ser feliz. 

Eres fácil de persuadir por otros

Permites que otras personas te convenzan de hacer lo contrario de lo que deseas, de abandonar tus sueños, no peleas por lo que quieres y dejas que ellos decidan por ti. Recuerda que es tu camino y no se trata de que los demás lo entiendan sino de que hagas lo que consideras correcto.

Para ti todo es blanco o negro

Como te vas a los extremos no llegas lejos, no ves los grises, no tienes un balance entre lo que te apasiona, la razón, los sentimientos y la lógica. Debes recordar que nunca tendrás una vida perfecta, que no siempre todo será como lo deseas y que debes aceptar lo incierto, aceptar lo bueno, lo malo y el paquete entero. 

Desperdicias tiempo en cosas que no importan

Sí, las redes sociales, Netflix y otras plataformas, las telenovelas...bueno, entiendes la idea, desperdicias el tiempo en cosas que no aportan a tu vida y la realidad es que el tiempo es oro, la vida se vuelve más difícil si no te das el tiempo de trabajar en tu bienestar y de hacer cosas que te beneficien a corto, mediano y largo plazo.

Leer más: Toma el tiempo que necesites para sanar pero hazlo

Postergas tus metas y tus sueños para después

Los pretextos te han sobrado y el punto es que siempre terminas postergando las cosas, te conformas con lo que tienes en lugar de buscar lo que deseas y hasta has perdido la fe en ti y en las cosas que puedes lograr, te sientes presionada por el tiempo, por las circunstancias. Nunca es tarde para triunfar ni para ser feliz, tu momento es hoy.