Logo Soy Carmin
Enseñar a tus hijos a compartir los empodera y hace felices, indican estudios
Buena Vida

Enseñar a tus hijos a compartir los empodera y hace felices, indican estudios

Esta acción permite que los niños desarrollen un sentido más humano, reforzando su autoestima y confianza; para conocer más del tema, hoy te compartimos datos de un especialista e investigaciones.

Por: Alicia Kelsey López Medina

Enseñar a tus hijos a compartir los empodera y hace felices, indican estudios(UNSPLASH)

Enseñar a tus hijos a compartir los empodera y hace felices, indican estudios | UNSPLASH

En la crianza y educación de los niños se podría decir que todo está sujeto a cambios porque cada familia y cada niño es diferente; sin embargo, hay acciones que siempre deben considerarse. Y una de ellas es enseñar a tus hijos a compartir porque los empodera y hace felices, indican estudios.

En algunos casos, una acción que a los niños se les dificulta es compartir. Compartir sus juguetes, compartir la atención e incluso compartir con sus padres. Esto suele darse porque se acostumbran a ser el centro de atención y que las personas en general acceden a sus peticiones, por más mínimas que sean.

Te puede interesar: Errores en la crianza que dañan la salud mental de los hijos

Hasta cierto punto, se trata de un actuar habitual, sobre todo en niños pequeños; sin embargo, se aconseja que los padres los encaminen hacia acciones nobles y desinteresadas, como compartir porque les traerá beneficios, sobre todo en la vida adulta, indica Sean Grover, psicoterapeuta y diseñador de programas juveniles.

En sus más de 20 años de experiencia, el especialista comparte que ha notado que los niños que comparten y ayudan a los demás tienen mejor estado anímico y comportamiento, reduciendo el acoso, que es un tema que ha ido en aumento en los últimos años e incluso se dan casos desde el preescolar.

El autor del libro “When Kids Call the Shots: How to Seize Control from Your Darling Bully and Enjoy Parenting Again” dice que los padres de familia pueden trabajar en cuatro dinámicas para fomentar este valor en los niños, puntualizando que se tratan de acciones a las que se les tienen que dar seguimiento para alcanzar el objetivo.

1. Dejar de centrarse en el yo. Esto quiere decir que es necesario enseñarles a los niños a ser compasivos con los demás para que no sean personas que sólo se centren en sus necesidades, es decir, evitar la tendencia narcisista. Además de que es una manera de criar buenos seres humanos, también gozarán de mayor felicidad, autoestima, autoaceptación y satisfacción personal.

2. Promover la convivencia y conexión con las personas. De esta manera, se evita que los niños se aíslen del mundo y de las diferentes realidades que hay en él porque, como dice la frase, “cada cabeza es un mundo”. Además, mejoran sus habilidades de comunicación e interacción y eso permite que valoren la amistad, el compañerismo y el trabajo en equipo; por ende, esto refuerza la empatía y generosidad.

Estos datos los respalda un estudio de Harvard en el Journal of Happiness, que destaca la necesidad de generar vínculos sociales.

Enseñar a tus hijos a compartir los empodera y hace felices, indican estudios. UNSPLASH.

3. Fortalecer la identidad personal. Compartir, convivir y ser empático desencadena una mejor autoestima que, a su vez, promueve la confianza y seguridad; en pocas palabras, los niños fomentan una visión positiva de sí mismos y eso les ayuda a actuar de manera bondadosa y desinteresada, ya que son valores que son vuelven parte de ellos, no acciones que realizan por quedar bien ante los demás.

De hecho, un estudio del American Journal of Community Psychology dio a conocer que el 56% de los encuestados indicó que la generosidad era una parte inmutable de su identidad porque se trata de un valor con el que crecieron.

4. Fomentar el sentido de misión. A partir de la adolescencia, las personas empiezan a tener crisis porque no saben qué hacer y en muchos casos, consciente o inconscientemente, no buscan opciones para avanzar. Pero al reforzar el sentido de misión, es más fácil que las personas muestren apertura para salir de su zona de seguridad para encontrar su propia voz.

El especialista dice que son acciones básicas en el desarrollo y educación de cualquier niño, pero a veces no son valoradas ni consideradas porque aprender a compartir y ser generoso no se ven como una necesidad, sino como acciones triviales. Pero los estudios indican que es todo lo contrario porque enriquece a las personas.

Síguenos en

Temas

Foto del periodista Alicia Kelsey López Medina

Las letras se volvieron mi refugio cuando tenía 12 años; con el paso del tiempo, mi amor por ellas creció y aquí estoy. Escribir me ha permitido colaborar con diferentes medios como el Diario de Yucatán, El Universal, Novias Pashá y Yo amo los zapatos. Mediante este noble trabajo puedo escribir desde notas humanas hasta moda; sin embargo, para mí, lo más importante es ser un canal para darles voz a quienes no son escuchados.

Ver más

Comentarios