Buena Vida

En tiempos difíciles espera en Dios, sus brazos serán tu refugio seguro

Confiar en Dios durante tus momentos difíciles te dará la fortaleza para resistir. No hay nada mejor que experimentar su amor, sus cuidados y descansar en la seguridad de su salvación. Debes conservar la fe y enfocarte en sus promesas

Por Marisela Salazar

-

Quizás pienses que las batallas diarias que libras serán interminables y que ese sinfín de obstáculos que te hacen muy difícil el transitar del día a día serán eternos. Pero en cada una de las dificultades a las que te enfrentas hay una respuesta de Dios, tu Padre Celestial amoroso que te ama y tiene planes para ti. 

Para reponerte de toda calamidad, cansancio, desgaste, tristeza, lamento y desgracia debes esperar en Dios. Esperar en Dios es poner toda esperanza en Él, y cuando lo haces, tu corazón experimenta un cambio, pasas de angustia a calma, de tribulación a estabilidad, de miedo a confianza y de debilidad a fortaleza. 

En los momentos difíciles y dolorosos es fácil perder las esperanzas, sentirte abatida, desanimanda y derrotada, pero no debes cegarte a las posibilidades, Dios puede obrar. Si tu esperanza está en Dios, nada está perdido. Cuando esperas en Dios sabes que Él tiene la última palabra y que sus planes son para bien, más allá de lo que puedas comprender. 

Aunque caigas, no es tu final, aún te puedes volver a levantar, Dios no te dejará. Aunque todo este oscuro, Él encenderá esa luz que lo alumbra todo y te llevará de su mano. Ten ánimo. Aunque tengas problemas y preocupaciones, tu historia puede cambiar. Cobra fuerzas en Dios.

Seguir leyendo: Querido Dios: No sueltes mi mano, te necesito para poder ir más allá de mis fuerzas

Cuando caes, no quiere decir que estés acabada, puedes levantarte y continuar. Si estás respirando, aún tienes oportunidad, con Dios siempre hay una infinidad de posibilidades. Quizás los problemas son bastantes y los errores te estén pesando demasiado, pero no olvides que tus limitaciones e imposibilidades no son obstáculos para Dios. 

Puede ser que estés decaída, pero no estás destruida. Puede que la estés pasando mal, pero así no va a terminar tu vida. Puede que te sientas cansada, pero tus posibilidades no se han agotado. Puede que te sientas sola, pero no estás abandonada. Que estés atravesando por momentos difíciles, no quiere decir que todo ha terminado. Confía en Dios.

Seguir leyendo: Querido Dios: Gracias por tu bondad, tu infinita misericordia y tu inmenso amor

En los momentos difíciles anhelas el fin de lo malo y el inicio de lo bueno. Y aunque quizás no tengas certeza sobre cuándo terminará esa mala racha, puedes elegir cómo vivir de camino hacia el final de la temporada difícil y también puedes decidir mucho de lo que sucederá en tu corazón durante el proceso. Debes confiar en Dios mientras tanto.

Sostener una actitud esperanza en Dios te dará la fortaleza para resistir. No hay nada mejor que experimentar su amor, sus cuidados y descansar en la seguridad de su salvación. Debes conservar la fe y enfocarte en sus promesas. Dios hará posible que después de esos momentos difíciles surjan bendiciones inimaginables.

Cuando tienes la certeza de que Dios, tarde o temprano cumplirá su promesa, la vida se torna diferente. Quizás no puedas saber cuándo será el fin de tu mala racha, pero puedes esperar en un refugio seguro: en manos de Dios, la llegada de ese momento. Ten ánimo, el momento llegará.

¿Confías en Dios?

0%
No 0%
Síguenos en
Más sobre este tema

Mantente informado sobre lo que más te importa

Recibe las noticias más relevantes del día en tu e-mail

Debes ingresar un E-mail valido. Ha sucedido un error en la suscripcion.
¡Tu suscripcion ha sido exitosa!

Suscribirse implica aceptar los términos y condiciones