Buena Vida

Ella escogió calidad de vida y no cantidad

Quiere vencer el cáncer con terapias naturales

Por: Norma Portillo

Fio Aguila

Fio Aguila

Fio Aguila de 32 años es una mujer que le diagnosticaron cáncer de mamá y rechazó el tratamiento tradicional y se comprometió a vencer la enfermedad usando terapias naturales.

Poco después de someterse a una cirugía canceló todas sus citas de quimioterapia diciendo “se puede elegir la cantidad de vida o la calidad de vida y elijo la calidad”

 

Su compañero Jared trató de que reconsiderara pero aceptó después de que Aguila le dio un “ultimatum”. Ahora la pareja está recabando fondos para venir a México y llevar a cabo una terapia natural, la cual consiste en una dieta orgánica de origen vegetal, jugos crudos, enemas de café y suplementos naturales.

 

Aguila se despertó una mañana para descubrir que uno de sus pechos era más pesado que el otro, los sentía como si estuviera amamantando y le pareció que estaba relacionado con el estado de ánimo por el que estaba pasando en esos momentos, el cual era muy negativo, se sentía cansada y estresada.

Cuatro ías más tarde la sensación continuaba y se encontró con un pequeño bulto en una de los senos. Fue a revisión médica, el médico ordenó una mamografía y biopsia, y después le dijo que sufría de cáncer de mama agresivo.

 

"En ese momento yo era muy ignorante de todo lo relacionado con el cáncer y la salud. Mi padre murió de cáncer hace más de 20 años, reveló Aguila. "Nunca quería hablar de ello. Yo estaba bloqueanda de mi mente todo el tiempo”.

Fio es mamá de una niña de dos años y al enterarse de su enfermedad pensó en sacarla de su cuerpo. Hace dos meses fue operada para extirparle el tumor, después de esto cambió sus sentimientos a cerca de el tratamiento más adecuado para ella.

 

'Me estaba recuperando y me dijeron que a pesar de que estaban en espera de resultados de las pruebas sobre el tumor la quimioterapia era una necesidad”, dijo. "Pero yo estaba teniendo un sentimiento extraño de la quimioterapia. Me sentía enferma cada vez que hablaban de ello.

No era miedo, fue la idea de la sensación de que no me sentía bien”.

Las pruebas confirmaron que el tumor era agresivo. Fio se sintió desbastada al enterarse de que la quimio y la radioterapia eran cien por ciento necesarias. Y cuando se le dio la lista de los efectos secundarios en lugar de convencerse de proceder se encontró en el polo opuesto.

 

"Me empezaron a decir acerca de los posibles efectos secundarios, infertilidad, menopausia prematura, pérdida de cabello, sensibilidad a la infección ... pensé, '¿soy yo la única persona en esta sala que piensa que esto no es cierto?'"

Al decirle a su pareja lo que pensaba él le dijo que estaba loca porque se les informó que sin quimioterapia había 50 por ciento de posibilidad que el cáncer regresara, pero eso no cambió las cosas para ella y a pesar de dejar reservada las sesiones recomendadas, ese día salió de la clínica profundamente insegura de si procedería.

 

“Ellos se sorprendieron, pero soy consciente. Yo sé lo que está pasando con mi cuerpo y estoy segura de que esto simplemente no es la decisión correcta".

Tras la noticia, tomó un tiempo lejos para relajarse y pensar las cosas. Después de volver a casa comenzó a investigar el cáncer y descubrió algunas opciones alternativas de tratamiento, incluida la información acerca de la terapia Gerson.


La terapia ofrece un "enfoque de todo el cuerpo para la curación y reactivar la capacidad del cuerpo para curarse a sí mismo, sin efectos secundarios dañinos”.

 

Cuando Aguila dijo a su familia su interés en opciones alternativas ellos se quedaron preocupados. "Mi familia y mi pareja pensaban que estaba loca por no tener en cuenta la quimioterapia”, dijo Aguila.

Ella admite haber dado a su compañero un ultimátum y le dijo a su familia que si presionaban la alejarían. "Los quiero en mi vida, pero yo no sería capaz de estar con alguien que no apoyara la decisión que tomé", dijo. "Me sentía como que tenía que hacerlo de esa manera. Me estaba estresando. No estoy loca”.

A principios de julio, Aguila fue a una cita en el hospital, donde le dijo a su médico que no iba a tener la quimioterapia. “Finalmente le dije que no voy a hacer esto y fue como si todo mi cuerpo vibraba, yo era una bola de felicidad. Esta no es una decisión que estoy tomando porque quiero cerrar los ojos. Mis ojos están más abiertos que nunca”.

 

Días después, canceló todas sus citas de quimioterapia y revisó radicalmente su vida. Se convirtió, sacó de su dieta productos animales y comenzó a hacer limpiezas diarias de jugo.

Ella comentó que su opción de vida tenían mucho que ver con su cáncer. “A pesar de que he cambiado mucho desde que dejé de ser un chef, no puedo pagar todos esos años. Yo no sabía que estaba haciendo mal hasta que el cáncer me golpeó”.

 

Ahora, además de beber dos litros de jugo orgánico cada día como la zanahoria, la remolacha, el jengibre, la col rizada y el apio, ella limpia el hígado con dos enemas de café y agregó suplementos a su dieta con la cúrcuma y aloe vera.Hace ejercicio hasta cinco veces a la semana y practica yoga.
Ella está recaudando fondos en un intento de viajar a México para la terapia a finales de septiembre.

"Me siento realmente grande en este momento," dijo. "Mucha gente no estará de acuerdo o apoyar lo que estoy haciendo, pero todos tienen que tener la confianza y tomar una decisión sobre lo que creen que es correcto para ellos. Si estás en el medio de un tratamiento que no crees en nada se va a salvar".

Con información de Dailymail.co.uk e imágenes de Supplied

Esto también te puede interesar:

 

 

Temas

  • mujer
  • historia
  • cáncer
  • terapia
  • natural

Comentarios

Te puede interesar