Buena Vida

Él te manipula y tú todavía no lo reconoces

Descubre si tu pareja está actuando así contigo y aprende a darte tu lugar

Por: Lorena Caro

Él te manipula y tú todavía no lo reconoces

Él te manipula y tú todavía no lo reconoces

Todas hemos sido víctimas de manipulación emocional en algún momento de nuestra vida, por un familiar, por nuestros padres, alguna amiga o nuestra pareja.

Cuando eso pasa uno siente que ha hecho algo que no quería hacer, pero que tenía que hacerlo o simplemente no se siente bien haciéndolo  para complacer a alguien más, sino su deseo personal.

La manipulación emocional es una forma de violencia, ya que cuando uno opta por manipular a otro rompe el respeto y la libertad  de la otra persona para conseguir algo en su propio beneficio.

Cinefilo 

 

Es una jugada egoísta y en la mayoría de los casos pasa desapercibida tanto por el manipulado como por el manipulador

Pero si te tomas un tiempo para analizarlo puedes encontrar rasgos de manipulación.

Lee más: ¿Quién sufre más, la esposa o la amante?

Cuando ocurre con la pareja tiene al amor en contra, que aporta una venda más para que esa persona siga en su hábito de irrumpir en tu libertad. Hay mujeres que seguramente no lo creen, incluso ni leyéndolo porque se vuelve un habito  tan constante que cae en lo normal.

Sin embargo si tu mente está abierta para descubrir si eres víctima o incluso victimario lee estas formas más comunes y evidentes de la manipulación.

1. El miedo: Es un arma muy eficaz para manipular a una mujer, se trabaja en él hasta buscar la codependencia, ¿pero cómo?, haciendo extremo hincapié a la violencia en las calles, por la noche, todo para que no salgas sin él. Seamos realistas la violencia es cada vez mayor, pero siempre  y cuando acudas acompañada tendrá el mismo factor de apoyo en momentos de violencia que este el precisamente o no.

2. La descalificación: Es usada por personas agresivas o violentas, tienden a descalificar al otro mediante insultos cuando no consiguen lo que quieren: “Vas por muy mal camino, estás loca”; no creo que no puedas hacer bien las cosas”, “no puedes hacer nada sin mi”.

Shutterstock

 

3. La culpa: Hacer sentir culpable a otra persona es eficaz porque lo deja en una situación vulnerable: “Tuve que dejar mis estudios por ti”, “Haz lo que quieras pero si me quisiera serías diferente”, “Con todo lo que hecho por ti”.

En estos casos hay que hacerle saber a la otra persona que cada uno es responsable de sus propias decisiones, para bien y para mal.

Lee más: El segundo amor; la mejor experiencia

4. El victimismo: Dar lástima funciona como forma de obtener lo que queremos de los demás. Hacerse el enfermo o destacar lo mal que me va puede hacer que los otros se compadezcan de mí y me den lo que necesito.

blogspot

 

Pero como nos liberamos de esa manipulación, primero es estar consientes, aprender a escuchar y a leer a los demás, ahí podemos detectar cuando él intenta darnos un mensaje subliminal. Detrás de toda manipulación hay frustración y dolor. 

Una estrategia para afrontarla puede ser preguntarle a la otra persona qué es lo que realmente le duele de nuestra actitud. Con esta pregunta ahondamos un poco más en el problema real y podemos llegar a una abordar el problema desde la honestidad, y no desde la mentira.

Esto podría interesarte: 

 

Temas

  • amor
  • manaipulación
  • formas
  • facetas
  • prevención
  • hombre
  • hombres
  • mujeres
  • vida
  • relaciones
  • pareja
  • daño
  • emocion
  • Soycarmin

Comentarios

Te puede interesar