Logo Soy Carmin
El manual de una cabrona amada por ellos
Buena Vida

El manual de una cabrona amada por ellos

Los hombres elegirán siempre como esposa a quien les de soluciones, no problemas. 

Por: Gisselle Acevedo

El manual de una cabrona amada por ellos

El manual de una cabrona amada por ellos

No llega, no escribe, no me contesta, no me pela, soy un cero a la izquierda para él. Sumida en depresión, esto me comenta una mujer linda, sumisa, amable a más no poder, admirablemente enamorada, pero infeliz, maltratada, aplastada, olvidada y hasta sobajada por un macho que no la merece. 

Y es que no nos ha entrado en la cabeza que los hombres aman a las CABRONAS y no malentiendas la palabra, me refiero a las mujeres independientes, que si hoy les prestan atención, atienden y si mañana no quieren saber más de ellas, se van, así de simple, así de sencillo. 

Yo también tardé mucho en entenderlo, hasta que un día un buen amigo, mientras escuchaba mi llanto (provocado por un patán) me dijo algo muy cierto, que apliqué, me dio resultado y hoy me tiene siendo feliz. 

"Los hombres nos manejamos bajo un mismo patrón, todos somos iguales, funcionamos igual, si no nos pelan estaremos ahí, pendientes, pero el día que las sentimos seguras, por machos, o por lo que quieras, enfocamos nuestra atención hacia otro lado, hacia el lado donde una mujer se vea fuerte, digna, que se ame y en ocasiones hasta que nos desprecie con la simple mirada, somos machos, nos gusta cazar y que nos cacen". 

Luego de esto me puse ha investigar sobre este tipo de mujeres, y sí chicas a trancazos, como todo en la vida, aprendí a ser CABRONA, a quererme, a ponerme primero yo, a tener sueños, a vivir por mi felicidad. ¡Aquí te dejo mi manual de vida! 

Principio de atracción #1

Las mujeres que tienen a los hombres arañando las paredes por ellas no siempre son excepcionales. Por lo general, son las que parecen no darle mucha importancia al asunto. Esto se traduce en naturalidad, en ser como tú eres, en no aspirar a convertirte en lo que a él le gustaría, sino posicionarte como alguien increíble que no va de increíble. Es fácil, aunque parezca complicado.

Principio de atracción #2

Una mujer será apreciada como alguien que ofrece un desafío mental, en la medida en que un hombre no sienta que tiene el control total sobre ella. Si eres “demasiado buena” das y das hasta quedar agotada, pero la mujer que tiene claridad mental sabe hasta dónde llegar.

Principio de atracción #3

Tu actitud sobre ti misma es la que un hombre va a adoptar. Si te gustas, si tu actitud es la de ir pisando el mundo como una auténtica guerrera, los demás se relacionarán contigo como tal. Preséntate como una persona débil y nadie querrá estar cerca de ti. Sé una mujer fuerte y verás como todo el mundo quiere acercarse.

Principio de atracción #4

La variable más grande entre una CABRONA y una mujer que es demasiado buena es el miedo. La cabrona le demuestra que no le da miedo estar sin él. Esto quiere decir que tú tienes vida, y ya la tenías antes de que él apareciera. Y si la tienes y quieres conservarla, ¿por qué te empeñas en perderla tan rápidamente?

Principio de atracción #5

Un hombre sabe qué mujer va a ceder a sus deseos de último minuto. Si te escribe siempre a última hora, si nunca te da prioridad y parece que eres la última opción, no, no creo que te considere como la mujer de su vida. Los polvos rápidos y accesibles se huelen. Sobre todo si siempre cometes el error de coger tu coche y acercarte hasta su casa. Y luego dices que no entiendes por qué no te invita de vez en cuando al cine. Pues aquí lo tienes.

Recuerda, una mujer que se profesa amor propio, siempre será más atractiva para cualquier hombre, porque en ella verán a la madre de sus hijos, a la que sostendrá la casa en equilibrio, a quien estando en medio de la tormenta les ayudará a salir y sobre todo a aquella que no da problemas, sino soluciones. 

Esto te puede interesar: 

 

Síguenos en

Temas

  • mujer fuerte
  • mujer inteligente
  • cabrona
  • por qué los hombres aman a las cabronas
  • amor propio
  • mujer
  • mujer indendiente

Comentarios