Buena Vida

Él fingió un orgasmo y ella respondió así

Lo que sucedió a continuación no te lo puedes imaginar

Por: Norma Portillo

Foto: 1.bp.blogspot.com

Foto: 1.bp.blogspot.com

Aunque fingir un orgasmo es algo deshonesto, hay hombres y mujeres que lo hacen, cada uno tiene sus propias razones para actuar como lo hace.

Es el caso de Marco, quien estaba saliendo con una chica con la que tuvo sexo desde la primera vez. Debido a una depresión que se estaba tratando, los medicamentos que tomaba y el uso y abuso del alcohol, en ocasiones no podía llegar al orgasmo, por lo que fingía de vez en cuando. 

Desde su punto de vista no le causaba daño a nadie o por lo menos eso pensaba hasta que lo descubrieron.

Para llevarlo acabo, Marco fingía muy bien, gemía, gruñía y hacía movimientos frenéticos para indicar que había terminado. Cuando usaba condón era más fácil engañar a su pareja que cuando no lo usaba.

Las primeras veces que tuvieron sexo sin condón él terminó bien, pero en cierta ocasión no pudo y cuando se rindió y rodó sobre su espalda, ella le preguntó que si se había venido dentro de ella sin el preservativo. A lo que Marco contestó:

“¡No!”, aclaré. “No haría eso sin que tú me lo pidieras”.

“¿Entonces no terminaste?”

"No, no lo hice. Probablemente estoy muy borracho. Lo siento”.

Entonces ella inició nuevamente a excitarlo y le hizo sexo oral, pero aún así no pudo hacerlo. A partir de ese momento ella tomó personal su incapacidad para terminar y se sintió culpable por no poder hacer que Marco alcanzara el orgasmo.

Y aunque Marco le dijo que no era culpa de ella, que a veces pasaba y trató de echarle la culpa al alcohol, ella no se quedó muy convencida.

“El sexo sigue siendo la cosa más divertida en el mundo, incluso cuando no termina en clímax”, comentó. “Lo que quiero decir es, ¿alguna vez no has tenido un orgasmo durante el sexo?” le preguntó.

“Sí, pero eso es diferente”, respondió ella.

Esa noche se quedaron dormidos y a la mañana siguiente se dieron otra oportunidad, en ese momento Marco se vino y por al menos ese día las cosas terminaron bien. Sin embargo, el gusto le duraría poco, pues una semana más tarde volvió a fallar y sin una gota de alcohol en las venas no pudo utilizar la misma escusa, así fue como Marco decidió fingir el orgasmo. Utilizó todos los trucos conocidos y le funcionó.

Se volvió, hizo que pareciera que había tenido la experiencia maravillosa y un orgasmo de cinco estrellas. Colapsó en la cama, respiró fuerte y sudó en el área donde el semen debería haber estado.

“Bien, creo que tendré que lavar mi edredón”, comentó.

“¿No te viniste, verdad? Ella preguntó. “Lo fingiste”.

Ella giró hacia su lado y me miró de reojo, y dijo, “Por qué harías eso?”

Al momento que Marco vio molesta a su novia se dio cuenta que necesitaba confesar sus problemas de salud mental, cosa que no sabía como abordar con su pareja, pues sólo lo comentaba con sus amigos más cercanos y su familia.

La pareja de Marco se sitió bien al darse cuenta que su incapacidad para terminar no tenían nada que ver con ella, le dijo que estaba feliz por haberle contado y que podía ser honesto en todo.

Esa noche la pasaron platicando qué era lo que sentía al tener ataques de pánico. A partir de ese momento, ella fue muy paciente con Marco y su pene para hacerle entender que no tenía porque fingir nada.

Esta clase de historia es más frecuente de lo que imaginas, y hay hombres que por alguna razón han fingido un orgasmo, tal vez estando a tu lado y ni siquiera te diste cuenta. Probablemente, si te pasa una vez, te sentirás halagada porque tu pareja se preocupa por ti y te sientas bien, pero si esto pasa muy seguido empezarás a preguntarte si tú eres la causa de tal situación.

Por lo que si quieres conservar a tu pareja y al igual que hizo la novia de Marco, deberás platicar con ella y tenerle la paciencia que necesite para superar el trance.

También te puede interesar:

Temas

  • mujer
  • orgasmo
  • hombre
  • fingir
  • orgasmo masculino

Comentarios

Te puede interesar