Buena Vida

El día que nace un hijo nace una madre y la vida nunca vuelve a ser igual 

Todos preguntan por el bebé, pero una nueva madre también necesita atención y cuidados, está conociéndose como mamá

Por Brenda Colón

-

El día que nace un hijo nace una madre y la vida nunca vuelve a ser igual porque entiendes lo que es tener el corazón fuera del pecho. No importa si fuiste a cursos o no, si leíste todos los libros que te recomendaron, si seguiste cada consejo que te dieron, jamás eres la mamá que imaginaste.

Y no es algo malo, pero ser mamá no viene con un manual y tu maternidad se moldea de acuerdo a tus hijos, cada niño es diferente, cada mamá es diferente y mientras nos estemos preguntando si lo estamos haciendo bien, esforzándonos por lograrlo entonces así será, seremos las mejores madres

Sí, vas al hospital a un parto, a una cesárea con un sinfín de emociones y no, no todas son buenas, no todo es perfecto y aunque quisiéramos que no hubiera sorpresas siempre las hay, nos cuesta mantener la calma pero el mundo se detiene cuando conocemos al gran amor de nuestra vida, a ese bebé que con su primer llanto despierta una fuerza que desconocíamos en nuestra alma. 

Leer más: Cómo criar niñas de buen corazón pero fuertes ante la vida

El tiempo pasa lento y cuando volvemos a casa pasa todo lo contrario, nos sentimos cansadas, nos sentimos solas porque aunque nuestra pareja esté ahí hay cosas que solo mamá entiende, cosas que solo mamá sabe y no lo entendemos, es un instinto que no cabe en palabras. 

Pasarás muchas noches sola con tu bebé, alimentándolo, arrullándolo, pensando que ya hiciste todo, ya cambiaste el pañal y aún así llora, te preocupas porque no sabes qué tiene pero estar ahí a su lado es suficiente. Recuerda siempre que así como tú hay miles de mamás en el mundo viviendo lo mismo, nunca estarás sola. 

Bienvenida a tu nueva vida.

Nunca serás la mamá que imaginaste, serás mejor

Sí, te vas a desesperar porque tu casa no podrá durar limpia más que unos minutos, porque aunque planees tu día tu bebé será la prioridad y habrá cosas que vas a tener que posponer, otras que de plano no harás, pero aunque te sientas toda una mamá sigues siendo tú.

Los primeros días serán difíciles, pero conforme pase el tiempo irás entendiendo más, podrás recuperar el control del tiempo y tu bebé te acompañará en todo, aunque no hable te dirá todo en una mirada, en una sonrisa y sabrás que todo va a estar bien. 

No, la madre que realmente eres estará muy lejos de la que imaginaste pero aprenderás que las mamás perfectas no existen y que si tu bebé es feliz, si tu bebé está sano todo estará bien, no necesitas que alguien te califique o que te diga que lo estás haciendo bien, no necesitas permiso para ser mamá

Leer más: Formas en las que una madre se traiciona a sus hijos y se falla a sí misma

El día que nace un hijo nace una madre y la vida nunca vuelve a ser igual, se llena de desafíos, de preocupaciones, pero también de dichas y de un amor infinito. Ama a tu bebé pero no te olvides de ti, eres mucho más que una madre, ser madre es solo una parte de ti que es magia, fuerza y amor.

¿Eres la mamá que imaginabas?

0%
No 0%
Síguenos en
Más sobre este tema

Mantente informado sobre lo que más te importa

Recibe las noticias más relevantes del día en tu e-mail

Debes ingresar un E-mail valido. Ha sucedido un error en la suscripcion.
¡Tu suscripcion ha sido exitosa!

Suscribirse implica aceptar los términos y condiciones